25 indicadores de que eres exitoso y no te has dado cuenta

25 indicadores de que eres exitoso y no te has dado cuenta

Resumen: Eres mejor de lo que crees. Invierte algunos minutos para reflexionar sobre las áreas en las que ya eres exitoso en la vida. Darte cuenta de los aspectos positivos en tu vida de seguro que resultará motivador para mejorar otros asuntos personales.
reloj lectura yelLectura: 7 minutos, 40 segundos.

Todos hemos pasado por ese período en nuestras vidas en donde sentimos, independiente de lo que pase, que nada positivo se viene en nuestras vidas. Es fácil criticarse uno mismo en lo que sea – desde tu competencia en el trabajo a cómo resuelves los asuntos del hogar – y esto a veces produce una neblina muy densa que nos impide ver los éxitos de la vida.

Este tipo de actuar constante y falta de claridad puede hacer que pienses que eres un fracaso, incluso cuando la evidencia de tu vida – personal y profesional – pueda llevarte hacia otras conclusiones. Si estás demasiado ocupado en la vida combatiendo incendios, es casi seguro que no tendrás tiempo de apreciar tus propios éxitos y logros.

Puede que ya seas exitoso y ni si quiera te has dado cuenta. Aquí van algunas pistas si es que lo último es tu caso:

  1. No eres controlado por tus ingresos

Muchas personas sienten que para que las cosas funcionen, necesitan ese cheque o adelanto de pago. Si eres capaz de vivir día tras día sin preocuparte de no tener suficiente dinero para durar hasta el fin de mes, entonces eres prácticamente un éxito en este ámbito! Quizás no puedas costear ese reloj caro, pero si no vives sacando cuentas sobre lo que necesitas para la próxima semana, entonces ya has dado un gran paso sin darte cuenta.

  1. No buscas reconocimiento

Buscar reconocimiento de los seres amados y colegas es algo que generalmente buscamos para validarnos y sentirnos seguros. Si no estás esperando ese golpe de apoyo en la espalda para actuar, entonces eres más exitoso de lo que crees.

Ser capaz de actuar y hacerte cargo de tus actos sin buscar reconocimientos o elogios es una fuerte señal de seguridad mental.

  1. Sufres menos dramas

Mira hacia atrás en tu vida, sólo un año: ¿Encuentras que las cosas están más calmadas en la casa y en el trabajo? Si éste es el caso, entonces puedes decir que tu vida es exitosa – una falta de caos lleva al orden y a la armonía.

  1. Tienes un plan

El éxito es construido sobre una estructura y en base a un plan de largo plazo para llegar donde quieres estar. Si actualmente tienes un marco definido para tu vida y tus metas, entonces ya eres suficientemente exitoso comparado con el resto; ¡a la mayoría le cuesta planificar!

  1. Buscas más

Si buscas obtener más de cada situación entonces ya estás en camino al éxito. La ambición y el deseo de conocimiento indican que un individuo está determinado a conocerse mejor y a mejorarse.

  1. Eres madrugador

Ya conoces el viejo dicho: “El pájaro que llega temprano, se lleva el gusano”. Si quieres convertir tu vida en un éxito, no puedes comenzar cada día en la tarde. Cuando te encuentres saltando desde la cama temprano, listo para comenzar el día, probablemente estarás apuntando a un estilo de vida exitoso y con buena actitud.

  1. Eres socialmente activo

El éxito viene de muchas formas, no simplemente se refleja en tu grado o tu sueldo. Si eres capaz de involucrarte en situaciones distintas con círculos sociales diversos, puedes apuntar a una vida sana y armoniosa – las personas no se quedan alrededor de personalidades tóxicas.

  1. Ofreces respeto mutuo

El éxito generalmente proviene de nuestras experiencias de vida, incluyendo el paso por situaciones difíciles y estresantes. Si entiendes el valor de tratar a otros con respeto, ya estás cultivando un aspecto importante del éxito personal.

  1. Deseas ayudar a otros

De nuevo, tu éxito en este mundo va más allá del costo de tu auto o casa. Si eres capaz de brindar apoyo sólido para que el resto trabaje contigo y actúas como un pilar de fortaleza para tus colegas, el éxito no está lejos.

  1. Eres motivado

Cualquier persona sin motivación y deseo para sobrellevar los momentos difíciles y los obstáculos, luchará para tener el éxito. Si no te importa subirte las mangas y ensuciarte las manos, eres mejor de lo que piensas.

  1. Posees confianza sin arrogancia

La gran diferencia entre una persona exitosa y una persona que se cree exitosa, es su actitud. Si puedes mostrar genuina humildad por otros, mientras inspiras a aquellos que están luchando, entonces ya eres un individuo exitoso.

  1. Has luchado para levantarte

Ya se ha dicho cómo el fracaso puede ser el punto necesario para tener éxito. Y es que necesitas golpear el fondo antes de alcanzar la cumbre. Ser capaz de combatir desde una posición de fracaso a una de éxito – cualquiera sea éste – es una señal de que tienes una voluntad de hierro con la mente para alcanzar el éxito en la vida.

  1. Te esfuerzas por mejorar

Muchas personas caen en la trampa de creer que “lo han logrado”. Cuando buscas constantemente mejorar el rendimiento previo, incluso si fue espectacular, te estás ajustando a ti mismo para el éxito en el largo plazo.

  1. Tienes disciplina

La disciplina sólo llega luego de haber visto y aprendido del propio pasado. Aprender a no cometer errores y tomar la decisión correcta es vital para el éxito de largo plazo.

  1. Predicas paciencia

La paciencia es una virtud que la mayoría de personas exitosas practican en el largo plazo. Sin paciencia, puede ser difícil lograr el tipo de impacto que quisiste inicialmente en cualquier situación profesional o personal.

  1. Puedes decir NO

Ya dijimos que ser capaz de actuar sin buscar reconocimientos o elogios es lo ideal. Pero si además, eres capaz de decir NO, demuestras que no necesitas constantemente satisfacer a todos.

  1. Administras bien tu tiempo

Saber administrar el tiempo es una señal de éxito a largo plazo, y ser capaz de usar el tiempo en cualquier día para ser productivo es indicador de una persona exitosa. ¿Eres capaz de lidiar con muchas tareas en cualquier día? Entonces ya eres exitoso.

  1. Tienes amigos exitosos

El éxito alrededor tuyo es la manera más fácil de inspirarte. Si te rodeas con personas que ya lo están haciendo bien, puede ser mucho más fácil desarrollarte y mejorar de la manera correcta.

  1. No culpas a otros

Has llegado a un punto en tu vida en el que entiendes lo que significa tomar responsabilidad por tus acciones y no apuntar a otros por tus frustraciones y fracasos. Eso se obtiene siendo activo y no pasivo, y darse cuenta del poder interior para transformar nuestra vida. También habla de tu habilidad para entender el contexto en que te encuentras para tomar acciones que eviten avanzar en la dirección incorrecta.

  1. No malgastas tu tiempo

Ya se fueron los días en los que dejabas a otros arrastrarte en actividades que encontrabas aburridas y contraproducentes para tu desarrollo y auto-estima. Tu sentido de orientación personal te permite saber lo que quieres sin la necesidad de la aprobación de otro.

  1. Eres asertivo

Entiendes que decir simplemente SI o NO, es suficiente muchas veces. Y cuando sea pertinente, explicar tus razones de manera clara es esencial para que otros comprendan que eres un individuo con sus propias necesidades. Esto no significa ser inflexible, pero mientras seas comprensivo no deberías dejar que alguien tuerza tu camino.

  1. Te mantienes positivo

Has aprendido de la manera difícil que ser negativo o escéptico para justificar tus derrotas y fracasos no tiene sentido alguno. No sólo te hace sentir incapaz y ansioso, sino que también afecta el resultado final. Al ser positivo y honesto al perseguir tus metas podrás liberar verdaderamente el triunfador que existe en ti.

  1. Te ocupas de tu salud

Dejar las actividades dañinas que te dificultan el trabajo para el mejor futuro que siempre has soñado es un paso poderoso. Ya sea el cigarro, las drogas, comer mucho o no ejercitar, entiendes que dejar todo eso atrás te convertirá en un individuo más fuerte, con más motivación y voluntad.

  1. No buscas una relación para resolver tus problemas personales

Es fácil esconder nuestros fracasos detrás de alguien que nos ama. Pero es un poco inmaduro para ambos en la relación dejar de resolver los asuntos reales que pueden estar dañando la vida del otro. No es buena idea no entregar esa ayuda que le puedes dar al otro para convertirse en mejor persona simplemente porque es más fácil no hacerlo o porque “las cosas están bien”.

  1. Eres maduro

Cuando situaciones graves ocurren en el trabajo, o necesitas ayuda para resolver un problema con alguien, una señal de éxito es la capacidad de poner los problemas personales de lado para el éxito profesional.

Es siempre importante recordarte a ti mismo que el éxito no es algo que pueda ser juzgado materialmente. Si eres capaz de mirar tu estilo de vida y entender que haces cosas de manera madura, social y efectiva, entonces eres mucho más exitoso de lo que cualquier palmada en la espalda te puede hacer sentir.

El éxito viene de la aceptación de tus propias habilidades y talentos, no de lo que alguien que quizás no conozcas te diga.

Autor: Carles Sabarich
Artículo original
Traducido por Cristian Estrada
15 Señales de que te puedes convertir en un gran líder

15 Señales de que te puedes convertir en un gran líder

Resumen: ¿Tienes lo que requiere para ser un gran líder? Quizás si y aún no te has dado cuenta. Darte un tiempo para reflexionar al respecto te hará ver puertas que seguramente siempre han estado abiertas para ti.
reloj lectura yelLectura: 7 minutos, 1 segundo.

A través del tiempo, grandes líderes han forjado nuevas sociedades, construido grandes compañías y avanzado hacia el progreso en cambios sociales usando un conjunto de habilidades y talentos que son admiradas por cualquiera que quiera inspirar a otras personas a la acción.

Generalmente confundido con la posición jerárquica, el liderazgo no es un título, un rol o posición de autoridad. El liderazgo es la suma de muchas partes que se mueven por sí solas – su definición ha sido difícil de aterrizar para varios, y ha variado según la opinión del emisor.

Pero para mí, el buen liderazgo es un conjunto de valores, actitudes y creencias traídas a la vida de un individuo a través de sus acciones y comportamientos en su camino a alcanzar el progreso.

Para ser un líder, no importa la posición social u organizacional. Un líder puede provenir desde cualquier lugar, pero lamentablemente algunas veces, personas con grandes cualidades para ser líder, no lo son porque no se han dado cuenta de ello.

A continuación se detallan 15 señales que indican que vas a ser un gran líder, incluso si hasta ahora, no te has dado cuenta.

  1. Empoderas a otros

empower+

El liderazgo no es una posición de privilegio o poder. Es una posición de servicio. El primer y más importante trabajo de un líder es ayudar y guiar a las personas a lograr lo que quieren lograr; no hacerlos subordinados de sus caprichos y agendas.

En una investigación de la Penn State University, Claremont McKenna Colllege y Tsinghua University se encontró que los llamados “líderes transformacionales”, que son aquellos que empoderan equipos para que sean capaces de guiarse ellos mismos al cultivar la confianza y la autonomía, en general, lideran equipos que logran más y son personalmente más efectivos y exitosos en sus trabajos.

  1. Tienes inteligencia emocional

int emocional

La inteligencia emocional es la característica más importante de los buenos líderes.

Sin ella, las personas más inteligentes, hábiles y ambiciosas quedarán lejos de lograr la grandeza en el liderazgo.

Estudios realizados por el psicólogo Daniel Goleman, autor de Liderazgo: El poder de la inteligencia emocional, encontraron que para ser evaluado con “Rendimiento excelente”, la inteligencia emocional era 2 veces más importante que el CI o habilidades técnicas en trabajos de cualquier tipo.

  1. Usas la lógica

logica

La lógica es el comienzo de la razón. En el discurso de liderazgo y gestión, la lógica, el razonamiento y el pensamiento racional son mejor mirados que la intuición y el presentimiento.

Aunque la intuición es importante, la habilidad de seguir y crear procesos lógicos, argumentos y estrategias es la piedra angular para el alto-rendimiento y el éxito.

  1. Comienzas con “Por qué”

why

De acuerdo a estudios recientes, 70% de los empleados en Estados Unidos están disconformes con su trabajo. ¿Entonces qué falta? ¡Inspiración!

Simon Sinek, autor del Best-seller global “Start With Why” (Comienza con el por qué), explica que las personas no compran lo que haces, compran el por qué lo haces. Ya sea que estés un movimiento social o construyendo una gran compañía, necesitas seguidores. Grandes líderes usan el poder del Por qué para encontrar personas que crean lo que ellos creen e inspirarlos a tomar acción.

  1. Te enfocas en las soluciones, no en los problemas

soluciones

Cuando la presión está encima y las fechas límite se acercan, lo que separa a grandes líderes del resto es su habilidad de concentrarse en las soluciones, en vez de los problemas.

Henry Ford, fundador de Ford Motor Company y pionero en desarrollar la producción en masa dijo “Si piensas que puedes o que no puedes – estás en lo correcto”. Los grandes líderes sólo invierten tiempo en un problema para aprender lo que necesitan para superarlo.

  1. Eres alguien que aprende

learner

Albert Einstein, uno de los líderes más fecundos del progreso científico que el mundo ha visto creía que “el crecimiento intelectual debería comenzar al nacer y terminar sólo al morir”.

El compromiso con el aprendizaje de por vida, es uno de los atributos más importantes de los grandes líderes. La habilidad para desafiar las creencias personales y aprender lecciones de los éxitos y fracasos es otra piedra angular para el progreso.

  1. Sacas lo mejor en otros

make shine

Los grandes líderes no están interesados en subordinar a sus seguidores. En vez de eso, ellos quieren crear más líderes. El desarrollo personal y profesional de los miembros del equipo para construir un “ejército de factores de cambio”, es una de las grandes prioridades de un gran líder.

  1. Piensas fuera de la caja

put of box

Los grandes líderes desafían el Status quo. Ellos interrumpen el orden natural de las cosas para encontrar mejores formas de hacer las cosas. Cualquiera puede guiarse por las reglas. Los grandes líderes logran grandes cosas porque están dispuestos a hacer preguntas, ser críticos y cambiar lo que se necesita para progresar.

  1. Eres un buen seguidor

seguidor

El buen liderazgo viene de ser un buen seguidor. Robert Kelley, autor de “The power of Followership” (El poder del Seguidorazgo), dice que el buen “Seguidorazgo” es lo opuesto a lo que estás pensando.

Un buen seguidor no es una oveja o alguien que dice que “si” siempre. Un buen seguidor es activo, independiente y es constructivamente crítico sobre las direcciones y decisiones antes de ejecutarlas. Y más importante aún, es que un buen seguidor puede funcionar a un alto nivel sin el líder presente.

  1. Escuchas más de lo que hablas

escuchar

Los grandes líderes son aprendices constantemente, y nadie ha aprendido mucho al hablar tanto. Uno de los líderes actuales más reconocidos; Richard Branson, jura por el “poder de escuchar antes que hablar” y dice que las personas de negocios más exitosas que él conoce comparten eso en común; el hábito de escuchar.

Escuchar antes que hablar te otorga la visión completa cuando intentas superar desafíos. Pone las cosas en completa perspectiva, lo que les da a los líderes la ventaja.

  1. Das consejos sinceros y sin miedo

consejo

Abraham Lincoln dijo “No estoy obligado a ganar, pero estoy obligado a ser verdadero. No estoy obligado a tener éxito, pero si estoy obligado a vivir con lo que tengo.” A lo que él se refería es que no deberíamos comprometer lo que sabemos que está bien para nosotros.

Uno de los atributos más importantes de un gran líder es la integridad. Un gran líder permanece fiel a sus convicciones, incluso cuando el consejo que está entregando no es lo que otras personas quieren escuchar.

  1. Te comunicas efectivamente

comunicacion efec

El liderazgo y la comunicación efectiva van de la mano. Los grandes líderes invierten grandes cantidades de tiempo interactuando con otras personas. Ya sean personas de alto nivel que necesitan influenciar o futuros líderes que necesitan inspiración para actuar, un líder no puede liderar sin la habilidad para comunicar efectivamente.

Peter Economy, autor de “Managing for dummies” (Administración para tontos), dice que para lograr la comunicación efectiva hay que apegarse a las 7C: ser Claro, ser Consistente, ser Creíble, tener Confianza, ser Civil, ser Conciso y ser Compasivo. Al comprender esto, tus interacciones con otros comenzarán a mejorar.

  1. Eres compasivo

compasion

Los grandes líderes se ocupan del bienestar de todas las personas que los rodean. Y esto tiene sus dividendos. Un estudio reciente encontró que la lealtad del empleado es influenciada más por tener buenas relaciones en el trabajo, antes que por un buen sueldo.

Los grandes líderes son tan efectivos porque logran generar lealtad en sus seguidores, en parte por un enfoque a través de la compasión en sus relaciones.

  1. Pides disculpas, no permiso

oops

Las personas están diseñadas para resistir el cambio. Los elementos de resistencia al cambio incluyen el miedo y el hábito. Los grandes líderes saben esto y, guiados por sus creencias acerca de lo que es correcto, su habilidad para pensar fuera de la caja y desafiar el status quo, emprenderán nuevos proyectos; algunas veces controversiales, con el interés de progresar.

  1. No tienes miedo de tomar grandes decisiones

gran decision

Pararse frente al público para hacer un gran llamado es difícil. Es por eso que se requiere de un líder extraordinario para hacerlo. Y ellos no lo hacen porque es fácil, ellos lo hacen porque saben que, en muchos casos, el fracaso de no tomar una decisión es peor que tomar una mala decisión.

“La habilidad para liderar puede ser aprendida y esta lista es un gran punto de partida.”

Autor: Ryan Wiggins
Artículo original
Traducido por Cristian Estrada
30 cosas simples que impresionan al resto sin que lo sepas

30 cosas simples que impresionan al resto sin que lo sepas

Resumen: Las impresiones que provocamos en las personas, van dadas por los pequeños gestos. Comprender sobre los detalles que más se valoran en las relaciones humanas es fundamental para aprender a desarrollarlas.
reloj lectura yelLectura: 6 minutos, 56 segundos.

Uno de los errores más grandes que una persona comete cuando intenta impresionar a alguien es que el resto sólo estará atenta a las “grandes cosas” que hagan. Pero en realidad las cosas pequeñas son las que importan más. Son las pequeñas cosas que hacemos o no hacemos cada día las que moldean quienes somos. Las pequeñas cosas determinan cómo reaccionamos ante las “grandes cosas” en nuestra vida.

Y lo mejor es que sus efectos son duraderos. Otras personas recordarán los pequeños gestos que tuviste con ellos y eso puede hacer la diferencia que buscas.

  1. Vestir bien

Tu apariencia es lo primero que la gente ve. Ellos miran tu ropa, pelo, zapatos, etc. Y luego se hacen juicios mentales antes de conocerte (Esto pasa muy seguido). Si quieres impresionar a primera vista, viste para la ocasión. Tomate el tiempo necesario para esto. (A veces importa mucho)

  1. Ser puntual

Si estás atrasado para algo, estás dándole la oportunidad a alguien para que te juzgue sin si quiera estar ahí. Si dices que vas a estar en algún lado a una hora concreta, entonces llega a esa hora. Esperar a alguien que ya debiese estar ahí es frustrante e irritante.

  1. No romper tus promesas

Existen muchas personas ahí afuera haciendo promesas que no pueden mantener. Ellos prometen porque hacen sentir bien a la otra persona en ese momento. El problema viene en el camino, cuando no eres capaz de mantener esa promesa. Luego de eso viene la frustración, falta de confianza e incluso rabia. Si no puedes mantener una promesa, no la hagas. Y si haces una promesa, haz todo lo posible dentro de tus capacidades para mantenerla.

  1. Respetar a otros

Esto incluye a los ancianos, a los menores, a los colegas de trabajo, miembros de familia, etc. Aunque puede ser difícil si te encuentras con una persona con opiniones muy distintas a las tuyas o actúa de una forma que no te gusta, aún se puede mantener la compostura. Si buscas atributos que respetar en una persona, los encontrarás.

  1. Involucrarse

meditate

Si apoyas lo “verde”, entonces incorpora lo “verde” en tu vida. Si apoyas a tu gobierno local, entonces busca alguna forma de participar. Se parte de algo que te importe.

  1. Decir “Por favor” y “Gracias” frecuentemente

Son palabras pequeñas, pero siempre son necesarias. Expresar gratitud a la gente, incluso por el más pequeño gesto de amabilidad, demuestra que eres capaz de ver la bondad en las personas; demuestra que prestas atención a las cosas que las personas alrededor de ti están diciendo o haciendo.

  1. Sonreír a menudo

smiling

Las sonrisas son contagiosas. Si un extraño pasa al lado tuyo y sonríe, es una respuesta natural sonreír de vuelta. Ver a alguien sonreír es un recordatorio de que existen cosas por las que otros están agradecidos y que la vida es divertida y emocionante.

  1. No estar constantemente usando el teléfono

Cuando estás con alguien, comparte con ellos. Los teléfonos hoy son una pieza increíble de tecnología, pero también son una distracción. Usa tu teléfono cuando sea apropiado hacerlo. No lo necesitas a cada segundo en tu día.

  1. Ser fiel a tu compañer@

Escuchamos muy seguido historias de divorcios e infidelidad. Está en todos lados. Al ser honesto y verdadero con tu compañer@, demuestras dónde están tus prioridades y que entiendes lo que significa estar en una relación saludable.

  1. Apoyar a tus hijos

madre e hijo

Tomate un tiempo para involucrarte en la vida de tus hijos. Descubre sus intereses. Asiste a sus juegos, recitales, competencias, etc. Escucha cuando te hablan. Demuéstrales que eres el tipo de padre/madre al que pueden acudir cuando tengan preguntas.

  1. Tener buena higiene personal

“Llevar pastillas de menta cuando sales. Usar desodorante. Lavar tus dientes. Usar ropa limpia.”

Esto debería ser parte del sentido común de cada persona, pero la verdad es que para algunas resulta difícil. Hablar con alguien con mal aliento es asqueroso. Distrae. Todo lo que puedes pensar es en darles una pastilla para el mal aliento. Ocúpate de tu higiene personal y la gente se podrá concentrar mejor en lo que dices o haces en vez de distraerse con cómo hueles.

  1. Hablar claro y hacer contacto visual

Deja que la persona que tienes al frente sepa que te interesa lo que dice y que te importa lo que están discutiendo. No murmures o mires para otro lado, mantén tu concentración en ellos.

  1. No masticar chicle

Esto puede variar según la situación en la que te encuentres. Si estás en familia o con amigos, el chicle está bien. Pero en una situación profesional, el chicle distrae.

  1. Usar el buen humor

Esto puede mejorar el ánimo y elevar de estado a las personas que se encuentran tensas. Sólo asegúrate de usar esto en el momento correcto.

  1. Saludar a la gente de mano o con un abrazo

Primero ten clara la situación en la que te encuentras. Probablemente no querrás abrazar en una entrevista a un jefe potencial, pero si le ofrecerás un apretón de mano. Con amigos más cercanos y miembros de familia, los abrazos demuestran un nivel de intimidad. Un abrazo es una demostración física de cuánto amor y aprecio sientes por ellos.

  1. Ser verdadero contigo mismo

Ten claro lo que quieres en la vida y haz todo lo posible por alcanzarlo.

  1. Escuchar a otros

escuchar

Cuando alguien esté hablándote, escucha lo que esa persona quiere decir. No pienses en una respuesta mientras aún está hablando.

  1. Ser amable con otros

Abrir la puerta para alguien, recoger lo que a otra persona se le cayó, agradecer a alguien que hizo algo por un grupo de personas, entre otros gestos, son siempre agradecidos.

  1. Ser organizado

Tener una agenda donde revisar lo que sucede en tu vida, saber donde está todo en tu casa, en tu trabajo, en tu auto, etc., demuestra que manejas bien lo que tienes.

  1. Dar cumplidos a las personas

Busca las cosas buenas en las personas que te rodean y tómate el tiempo para hacerles saber que te diste cuenta. Los cumplidos respecto a su vestimenta, su trabajo, su actitud o cualquier cosa en la que puedas pensar, siempre son bien recibidos.

  1. Compartir el conocimiento con otros

teaching

Cuando tienes un talento o habilidad especial, compártela. Enséñale a otros lo que sabes y has aprendido.

  1. Ser positivo y concentrarse en lo bueno

Esto puede ser difícil algunas veces, pero es posible. Mira la solución en vez del problema. Mantenerse positivo es algo que nunca pasa desapercibido.

  1. Ayudar a otros

Ayuda cada vez que puedas. En la mayoría de los casos, es probable que la oportunidad para ayudar no se presente en el tiempo correcto, pero sacrificar tu tiempo para ayudar a alguien dice mucho de ti.

  1. Mantener un auto limpio

Lava, limpia y ordena tu auto de vez en cuando. No dejes que la basura se apile. Nunca sabes cuándo tendrás que llevar a alguien en tu auto y esa persona seguro que lo agradecerá.

  1. Preocuparse de las personas

No construyas una pared para “proteger” tus sentimientos. Déjate sentir, déjate preocupar por otras personas.

  1. No tomar las cosas de manera personal

Se dirán cosas y las personas harán cosas, conscientemente o accidentalmente, que pueden herirte. Sólo tú decides si te ofendes o lo dejas pasar.

  1. Ser dueño de tus errores

Cuando cometes un error, admítelo, date cuenta que tu lo hiciste, haz lo que puedas para arreglarlo y sigue avanzando.

  1. Tomar ventaja de las experiencias de la vida

Si tienes la oportunidad de ir a algún lugar nuevo, aprender un nuevo talento o probar algo nuevo, hazlo! Disfruta la vida.

  1. Saber qué es lo que sucede en el mundo

Mantente informado de las noticias recientes, ambas locales y globales. Mantente al día, eso demuestra que eres una persona culta.

  1. Viajar

viaja solo

El mundo es un gran lugar. Tómate un tiempo para salir y conocer a nuevas personas, aprender nuevas culturas y construir recuerdos. Esto te dejará con lecciones de vida inolvidables y el resto se dará cuenta de eso, aunque no sepa que has viajado tanto.

Autor: Kathryn Mott
Artículo original
Traducido por Cristian Estrada
Cómo saber si estás cometiendo un suicidio financiero

Cómo saber si estás cometiendo un suicidio financiero

Resumen: Saber gestionar adecuadamente el dinero puede parecer más complejo de lo que realmente es. Sólo basta ser ordenado, tener consciencia de tus gastos y decidir en qué invertir y en qué no acorde a tus recursos actuales.
reloj lectura yelLectura: 7 minutos, 35 segundos.

Ser capaz de manejar apropiadamente tus finanzas es una de las cosas que demuestra que eres una persona madura. Pero es más fácil decir esto que hacerlo, e incluso si tienes dinero extra al final del mes, eso no es prueba de que estés siendo responsable. En otras palabras, simplemente no ser irresponsable no significa que seas prudente.

El acto de suicidio financiero no es algo que pase instantáneamente, es algo en lo que tienes mucho tiempo para recuperarte; así que es relativamente simple de prevenir. Desafortunadamente, constantemente vemos a personas peleando con sus finanzas o casos peores que terminan en completa quiebra. Cuando algo como esto pasa, la culpa usualmente se la lleva la economía del país, o el sistema de impuestos, etc. Aunque hay algo de verdad en ese argumento, no es la excusa para justificar la imprudencia de alguien. Si estás consciente de las condiciones en las que vives, necesitas trabajar en soluciones, no en excusas.

Aquí están los errores más comunes que las personas cometen, que son la causa de muchas crisis financieras.

  1. Decidir tener hijos, pero estar inestable económicamente

hijos revolt

Si planeas criar hijos, necesitas tener estabilidad financiera y suficiente tiempo en tus manos para hacerlo adecuadamente. Sin estabilidad, podrías convertirte en un mal modelo para ellos. Después de todo, la manzana no cae muy lejos del árbol y el “suicidio financiero” es fácilmente heredado.

Ser capaz de proveer la salud, vestimenta, educación y todo el resto, no es barato (en el transcurso de una vida puedes gastar millones), pero es necesario para un futuro más brillante. Toma estos costos en consideración para cuando planees criar hijos.
Si realmente quieres tener una familia saludable, prioriza tu carrera y usa tu deseo para permitir a tus ambiciones florecer completamente.

  1. Ser dependientes económicamente de otras personas

dar plata

Nuestros amigos y familia siempre están dispuestos a ayudarnos, sin embargo, ir por la vida como un caso de caridad es definitivamente la forma incorrecta de vivir. Cada persona tiene su punto límite y nadie tolerará tu incompetencia para siempre. Tarde o temprano, tu relación con tus seres amados se volverá peor si no comienzas a hacer algo productivo con tu vida.

Cuando pides dinero prestado, haz todo lo que puedas para no volver a caer en eso nuevamente. Calcula como disminuye tus gastos y piensa que puedes hacer para ganar algo extra de dinero.
A decir verdad, necesitas darte cuenta de que estas en un grave problema.

  1. Comenzar a resolver las deudas con préstamos

lend money

Independiente de lo difícil que sea tu situación financiera, nunca debes resolver tus deudas recurriendo a compañías de préstamos. Éstas son sólo soluciones que se ven simples, pero en el fondo están diseñadas para hundirte y agotar tus recursos más rápido de lo que piensas. Este tipo de compañías están por todos lados y son extremadamente rentables. Si quieres salir de tus de deudas, esta no es una solución – solo terminarás debiendo más dinero. Cualquier consultor financiero te dirá lo mismo.
Estas son alternativas que suenan como una buena solución pero no harán más que drenar tu presupuesto.
La mejor opción es buscar otras alternativas para resolver tus deudas.

  1. Apoyarse en créditos bancarios todo el tiempo

tjs de credito

Otra forma de irresponsabilidad financiera es contar constantemente con el crédito bancario. Es muy común escuchar historias de personas que con muchas dificultades llegan a fin de mes y que dependen de ese crédito bancario para saldar sus deudas; así que están básicamente todo el tiempo en rojo.
El problema es el impredecible futuro: si estás constantemente usando tus recursos de emergencia, entonces estás completamente indefenso.
¿Qué sucedería si ocurre un percance en tu vida que te desequilibra? No tendrás una solución eficiente y desde ese momento todo irá cuesta abajo.
Para evitar esto, comienza a vivir más modestamente. Enfoca tus esfuerzos para volver al equilibrio y considera las opciones para hacer un poco más dinero de lo necesario.
Pregúntale a tu empleador si existen responsabilidades extra que puedas tomar para ser recompensado económicamente.
Recuperar ese fondo de emergencia es primordial.

  1. Apostar frecuentemente (o apostar grandes cantidades de dinero)

apostar

Apostar en casinos, jugar a la lotería y apostar en juegos deportivos puede ser extremadamente adictivo. Cuando tienes suficiente dinero en tu cartera, comenzar a apostar para intentar ganar algo extra es una decisión terrible.

Ganar esta lejos de ser imposible en estos casos, pero como mencionamos antes, el problema está en perder el control.
Aunque existe poca claridad acerca de la definición de este acto como adicción o compulsión, una cosa está clara – la gente apuesta para escaparse de algo, para calmar su ansiedad o para conseguir su dosis de adrenalina. Eventualmente, esta condición llega al punto en el que la persona afectada ya no es capaz de medir consecuencias.
Cada vez que pienses en apostar, guarda ese dinero. Gradualmente, acumuladas suficiente dinero como para ponerlo en alguna cuenta de ahorro y dejarlo crecer.

  1. Ser negligentes con el equipamiento de oficina

rompe PC

Esto se aplica principalmente para los dueños de negocios. Es extremadamente difícil hacer un balance de tus prioridades, pero aún así, el futuro de tu negocio depende de la calidad de tu servicio.
Siempre asegúrate de que todo funcione correctamente, de otra forma la situación completa de puede volver en una serie de eventos desafortunados – también conocido como suicidio financiero.
Los computadores necesitan manutención para funcionar correctamente.La impresoras no duran para siempre y necesitas tener claro cuando necesitan un reemplazo. Los audífonos, los cables y cada detalle pequeño necesitan ser atendidos para que todo funcione bien o de otro modo tu imagen profesional puede salir dañada. En este mundo, las apariencias y las primeras impresiones importan, así que ocúpate de proyectar esta imagen correctamente.

  1. Escoger un hogar incorrecto/lujoso

casa lijosa

Vivir en un lugar que no puedes pagar o vivir en un lugar poco conveniente, es uno de los casos más comunes de suicidio financiero. Si necesitas moverte mucho para ir al trabajo diariamente es probable que encuentres problemas con el presupuesto. Para nuestra suerte esto es manejable, por ejemplo viajar en grupo o usar la bicicleta cada vez que puedas te puede ayudar a disminuir costos.
Y problemas mucho más grandes ocurren cuando te echas a la boca más de lo que puedes masticar, o para ser más preciso, comprar una casa cara sin tener el suficiente ingreso para poder terminar de pagarla. Honestamente, si no estás completamente seguro de que puedes costear algo en el presente, es altamente probable que no puedas en el futuro.
Es mejor optar por un hogar que puedas costear en un 100% – e incluso puedes considerarlo como una inversión para arrendarlo a futuro.

  1. Gastar más de lo que se gana mensualmente

balance mensual

Esto es muy común de ver en las personas que consiguen un nuevo empleo. Durante la semana luego del pago viven como reyes y por el resto del mes adoptan un estilo de vida parecido a ermitaños.
Puede que aun no tengas problemas con sobre giros de crédito o préstamos, pero aún así, no estas haciendo buen uso de lo que podría ser la base para un futuro lucrativo.
Conoce tus límites, calcula tus gastos y al final del mes date un regalo – pero al mismo tiempo evita presionar tu presupuesto. Trabaja para crear un nido sólido y asegurar un futuro más estable.

  1. No planear el futuro

planificar

La responsabilidad amerita ambiciones sanas, metas realistas y siempre pensar en el futuro. Vivir en el momento es para estudiantes de colegio y primeros años de universidad. Con ese tipo de mentalidad la realidad te golpeará duro cuando llegue. Gastar dinero y disfrutar otros lujos es algo que la gente deja solo para el verano, ya que hacerlo durante todo un año los dejaría en quiebra.
No te des por satisfecho con tu vida por mucho tiempo. Mucho hedonismo es tóxico para tu futuro. Tómate el tiempo para disfrutar, pero nunca te olvides de presionarte a ti mismo y esfuérzate por progresar. Organiza tu vida, define metas y objetivos, para luego crear estrategias para llegar a ellos. Es imperante que inviertas al menos 2 horas al día para trabajar en estos logros.

Incluso fracasar no es una perdida de dinero y tiempo, ya que puedes aprender lecciones valiosas que implementar en el futuro.

  1. Ser flojo

flojo

Si estás listo con tu trabajo, llegas a casa y no tienes más responsabilidades, entonces eres flojo. Puede leerse como una definición extraña, pero es verdad. Significa que tienes al menos 5 horas de tiempo productivo y decidiste que no hay algo interesante que puedes hacer. Ser flojo no significa que estas haciendo nada todo el tiempo, significa que tienes una falta de ambición que resulta decadente. En otras palabras, no trabajar para aumentar tu presupuesto significa que estás remando en el sentido contrario, y por lo tanto, estás un paso más cerca del suicidio financiero.

Cuando estés bendecido con suficiente tiempo libre, no lo malgastes, aprende a invertirlo en algo que pueda ser de valor para ti en el futuro. Incluso aprender un nuevo hobby puede ser una excelente inversión, ya que siempre existe alguien que puede apreciar tu trabajo.

Autor: Djordje Todorovic
Artículo original
Traducido y editado por Cristian Estrada