9 cosas que nadie te dijo sobre los tiempos difíciles

9 cosas que nadie te dijo sobre los tiempos difíciles

Resumen: Pasar por una situación difícil nos puede revelar habilidades y capacidades desconocidas, que pueden prepararnos mejor para la adversidad del futuro.
reloj homo eficiensLectura: 3 minutos, 39 segundos.

¿Quién disfruta los períodos difíciles de la vida? Por mucho tiempo, yo no. Y creo que tú tampoco.

¿Pero quieres saber algo curioso? Ahora estoy enamorado de los tiempos difíciles.

Obviamente cuando suceden, nos sentimos solos, poco valorados e incluso estúpidos. Pero luego de que el tiempo pasa y reflexionamos acerca de lo aprendido durante ese tiempo, nos podemos dar cuenta de que en esos tiempos habremos podido encontrar importantes lecciones de vida que nos dan identidad.

Durante situaciones como éstas, suceden muchas cosas, pero trabajando en equipo, estas 9 ocurren generalmente.

1. Aprendemos cosas nuevas

learning

Cuando uno pasa por períodos complejos (de esos que se odian), se está bajo presión, preocupación, ansiedad o todo lo anterior. En estas condiciones es que se aprende a controlar estas emociones, se aprende cómo reaccionan otras personas y se aprende si es que en estos contextos la gente te ayuda o se escapa de ti.

Más importante aún, es que se pueden conocer los límites propios y saber con certeza de que somos capaces de más de lo que imaginamos.

2. Aprendemos a ser proactivos

put of box

En la vida de cada persona, existe al menos una vez en que se debe actuar obligatoriamente, incluso aunque no queramos. Por eso se les llama “tiempos difíciles”. Y mientras más actuamos, más resultados podemos obtener. Porque cuando nos volvemos proactivos, ganamos una ventaja sobre ese otro grupo de personas que odian ser proactivos; que componen casi el 80% de la población.

Es el restante 20% – la gente proactiva – la que obtiene los resultados.

3. Aprendemos lo que significa ser responsable

responsabilidad

Ser personalmente responsable por todo lo que hacemos es una característica que pocos tienen. Si quieres un poco de ventaja sobre el resto, haz que la responsabilidad sea parte de ti.

Cuando se vienen los tiempos difíciles, debemos aceptar nuestra responsabilidad y comenzar a trabajar. No quejarse por los errores del pasado o por las complicaciones del ritmo de vida actual es parte importante de comportarse de manera responsable.

Ser responsable es aceptar la tarea que se supone que debemos hacer y hacerla sin quejas. Cuando esto se vuelve un hábito, las cosas comienzan a cambiar y comenzaremos a ver resultados más rápido.

4. Nos volvemos maestros en cosas difíciles

master juggler

La persona que es proactiva y tiene voluntad para aceptar responsabilidades no tendrá miedo de hacer cosas difíciles. Esa persona sabe que está aprendiendo mucho y que la única forma de ser muy bueno en algo, es hacer las cosas difíciles primero.

5. Obtenemos el apoyo de otras personas

support people

Cuando las personas nos ven trabajando duro, surge un deseo genuino de ayudar a medida que van conociendo que somos el tipo de persona que también estará allí para ayudarlos. Y también porque saben que al ayudarnos, estarán ayudando a otros en el proceso, con quienes se sentirán conectados de alguna forma.

La gente busca naturalmente generar un impacto y cuando ven a alguien que lo está logrando, se sienten generalmente dispuestos ayudar a ese tipo de persona.

6. Aprendemos a confiar en la gente a nuestro cargo

mountain trust

Los trabajadores están cansados de los malos compañeros de trabajo y las malas políticas de oficina. Cuando dejamos de quejarnos y nos hacemos responsable por nuestra labor; lo cual es un comportamiento poco usual, sucede que el resto de compañeros comienzan a confiar en nosotros tan sólo por tener una buena actitud profesional.

La gente disfruta estando alrededor de personas genuinas y que están dispuestas a ayudar.

7. La confianza personal aumenta

confianza

Lentamente, a medida que las cosas comienzan a cambiar a nuestro alrededor debido a nuestro comportamiento y comenzamos a ver resultados positivos, nos volvemos confiados en lo que hacemos en el lugar de trabajo.

8. Las cosas ya no se ven difíciles

hard punch

No necesitamos más habilidades generalmente, sólo necesitamos más confianza. Cuando tenemos la confianza para hacer las tareas difíciles con el apoyo adecuado, lo que se ve difícil para el resto, se convierte en algo de rutina luego de todos los momentos difíciles y esfuerzos puestos.

9. Perdemos el temor

sin miedo

La única forma de superar el temor, es actuar. Y ya que habremos perdido el miedo a través de la acción, el apoyo de las personas correctas y la responsabilidad asumida, nuestra confianza será más grande y mejor.

[spacer height=”20px”]

Autor: Dhaval Gajera
Artículo original
Traducido por Cristian Estrada
20 razones por las cuales algunas personas están siempre contentas

20 razones por las cuales algunas personas están siempre contentas

Resumen: Aquellos que son capaces de extraer lo mejor de cada situación para quedarse con lo bueno sobre el resto, tienen mucho de lo que podemos aprender. La satisfacción depende de nuestra actitud con la vida y lo que nos sucede en ella.
reloj lectura yel Lectura: 5 minutos, 26 segundos.

Algunas personas parecen flotar por la vida con un interminable sentido de felicidad – incluso a través de los tiempos duros, se mantienen tranquilos e indiferentes, deteniéndose a oler rosas y a beber los vasos que están llenos hasta la mitad (o mitad vacíos). No tienen mucho de lo que estar contentos, pero la simpleza detrás de eso es lo que los hace feliz. Todo se trata de la perspectiva, esfuerzo consciente y atención personal.

A continuación se listan varias razones por las cuales algunas personas están siempre contentas.

  1. Manejan sus expectativas

No se enojan cuando no obtienen lo que quieren – o se engañan esperando obtener lo máximo de cada cosa. Ellos se aproximan a cada situación de forma pragmática, esperando el “si” pero preparados para lo peor.

  1. No fijan estándares poco realistas

Ellos no viven su vida en una constante búsqueda por una visión imposible de perfección, sólo para encontrarse quedando lejos o bajo el nivel que desean. Sino que definen metas y situaciones que son realistas según su contexto.

“No le pidas peras al olmo”.

  1. No dan las cosas por hecho

pide ayuda

La felicidad descansa junto al sentido de satisfacción – aquellos que no logran detenerse para apreciar lo que tienen de vez en cuando, es probable que nunca experimenten satisfacción real.

Si es necesario, compara tu vida con la de alguien más y reflexiona sobre lo afortunado que en realidad eres.

  1. No son materialistas

Existen discusiones sobre si realmente o no el dinero puede comprar la felicidad; si es que puede entonces sabemos por experiencia que nunca podremos alcanzar la satisfacción porque siempre existirá algo nuevo o mejor que vamos a querer. ¿Quién ha tenido suficiente dinero para eso?

  1. No se dejan estar

Ellos no se preocupan por cosas pequeñas o pierden tiempo preocupándose sobre cosas poco importantes al final del día. En general, no dejan que los pensamientos negativos drenen su energía o se lleven su atención.

La vida es muy corta para preocuparse.

  1. Son independientes

Se preocupan por ellos mismos y entienden que deben poner sus necesidades primero para acomodar las necesidades de otros. Ellos hacen las cosas posibles, apuntan a lo que quieren, se hacen tiempo para ellos mismos y son extremadamente autosuficientes.

  1. Disfrutan de las pequeñas cosas

smell flow

Se detienen a oler las flores en primavera. Están acostumbrados a encontrar tranquilidad cuando está disponible, para luego darle la bienvenida a la diversión o a una discusión interesante con un extraño que se cruzó en el camino. En general, no pasan por alto los pequeños detalles en la vida que pueden ser importantes.

  1. Se pueden adaptar

No tienen miedo del cambio y trabajan para lograr lo mejor de cada circunstancia; buena o mala. Ellos progresan bajo presión, no son arrollados fácilmente y están acostumbrados a cambiar el ritmo.

  1. Experimentan

experiment

Ellos prueban cosas nuevas, experimentan nuevos sabores y nunca se apocan ante situaciones que no han vivido. En un restaurant, es probable que no pidan lo mismo dos veces.

  1. Se toman su tiempo

No necesariamente se apresuran por la vida. Ellos trabajan acorde a su propia agenda al extremo que les resulta fácil avanzar en lo que importa a su propio ritmo.

  1. Usan diferentes perspectivas

POV

Usualmente no se quedan pegados en un solo punto de vista; una pérdida puede resultar en una nueva oportunidad. Tocar fondo significa para ellos que desde ese punto, sólo se puede ir hacia arriba.

  1. Buscan aprender

Su constante búsqueda de conocimiento los mantiene inspirados e interesados en la vida. Ellos estiman la información y están en una cruzada de aprender todo lo que puedan mientras viven.

  1. Siempre tienen un plan

Ellos no se encuentran a sí mismos flotando sin rumbo. Cuando algo no va como lo han planeado, tienen un plan con cada letra del abecedario para apoyarse.

  1. Respetan para ser respetados

Ellos son respetuosos y en retorno, son considerados como respetables; el respeto por el resto que exudan es el motivo del respeto que se ganan del resto.

  1. Consideran cada oportunidad

Ellos siempre tienen sus ojos abiertos para ver los caminos del viaje y así poder encontrar esa avenida que vale el esfuerzo explorar.

Saben cómo reconocer los momentos oportunos y saltar sobre ellos para lograr lo mejor de cada circunstancia. El éxito es inevitable para ellos.

  1. Siempre buscan mejorar

training run

El desarrollo personal perpetuo es clave para mantener su sed de éxito. Lo que sea que hagan, los enorgullece y buscan ser cada vez mejor; desde interacciones sociales a tareas comunes. Su persecución por ser su mejor versión de si mismos se materializa cada día que pasa.

  1. No se toman la vida muy en serio

No son de los que se enojan fácilmente, sobre analizan o complican los problemas. En vez de eso, se ríen de sus propios errores y desgracias.

  1. Viven en el momento

Ellos no viven para mañana o se quedan pensando en lo que pasó ayer. Cada día es una nueva oportunidad, un nuevo capítulo. Ellos viven en el ahora, y al hacerlo así, obtienen lo que más pueden de cada momento.

  1. Dicen “Si”

Mucho más de lo que dicen “No”. Ellos no necesitan ser fastidiados para salir; porque no le temen a las nuevas oportunidades o a una oportunidad que parezca arriesgada.

  1. Son introspectivos

mindful

Por sobre todo lo anterior, están en completo conocimiento de ellos mismos. Ellos meditan y están conscientes de sus estados mentales. Si algo les molesta, saben cómo arreglarlo y lo hacen.

Todos somos susceptibles a sentirnos decaídos de vez en cuando, pero al mismo tiempo, estamos equipados con las herramientas necesarias para descubrir las soluciones.

La falta de confianza, la incapacidad de sentirse satisfecho y la sensibilidad al estrés, son todos asuntos que pueden ser controlados a través de la forma en que llevamos nuestra vida y en la forma en que percibimos nuestro entorno y contexto.

La principal filosofía de vida usada por las personas más felices es la idea de que la vida es simplemente muy corta: Muy corta para dejar que algo te deprima, muy corta para darlo todo por hecho, muy corta para perseguir algo poco realista, etc.

Para algunos, emplear este tipo de pensamiento es algo inconsciente. Pero para otros, no lo es, por lo tanto llegar a este tipo de pensamiento requiere esfuerzo y constancia.

 

¿Te sentiste identificado con algunas características?

 

Autor: Michael Woronko
Artículo original
Traducido por Cristian Estrada
13 características que indican que aprendes rápido

13 características que indican que aprendes rápido

Resumen: Reflexionar y darte cuenta de tus capacidades para aprender puede resultar estimulante para incursionar en campos desconocidos. Si te estás sub-estimando, tómate un tiempo para valorar lo bueno que existe en tí.
reloj lectura yelLectura: 3 minutos, 48 segundos.

De acuerdo a un estudio, se ha descubierto que las personas que aprenden rápido (Específicamente lenguajes) tienen más materia blanca y cerebros menos simétricos.

Aún así, aprender rápido depende de cómo usemos nuestro cerebro. Y es que algunas veces, algo que se ve complejo, se puede resolver de forma simple.

Si alguna vez fuiste capaz de lo anterior, entonces puede que tengas características de una persona que aprende con rapidez.

Y si tienes algunas de las que se mencionan a continuación, considérate parte del grupo!

1. No temes decir “no lo sé”

dont know

Los que aprenden rápido aceptan que no lo saben todo. Mantienen sus mentes abiertas y están dispuestos a hacer preguntas e indagar por respuestas para saber más. Mientras algunos dudan antes de mostrarse ignorantes ante un asunto, los buenos aprendices NO.

2. Usas el principio de Pareto

pareto

El aprendizaje veloz va de la mano con la productividad.

Según Vilfredo Pareto obtienes el 80% de tus resultados del 20% de las cosas que haces. Los buenos aprendices hacen uso de este principio al enfocarse en lo fundamental y en las herramientas más usadas durante las pruebas difíciles. Ellos no persiguen todo a la vez, sino que se enfocan en las partes importantes de lo que necesitan aprender. La clave está en saber identificar los pilares del conocimiento que quieres adquirir.

3. Eres capaz de visualizar

visualize

Cuando se enfrentan con problemas, los que aprenden con agilidad son multidimensionales. Ellos se aprovechan de todos sus sentidos para resolver un problema y son capaces de visualizar las respuestas o soluciones de manera dinámica, a medida que aprenden durante el proceso.

4. Eres capaz de simplificar

simplificar

Aquellos que aprenden rápido saben que los problemas difíciles no necesitan enfrentarse de manera difícil. Muchas mentes brillantes desde Thomas Edison a Henry Ford e incluso Steve Jobs, han sido capaces de enfrentarse a desafíos con soluciones simples. Ellos simplifican y se sumergen en sus metas para encontrar los caminos más fáciles y simples posibles.

5. Pasas a la acción

win argument

Después de todo lo dicho, al final del día depende de ti actuar. Si estás aprendiendo un nuevo lenguaje, realmente no lograrás mucho progreso si no lo hablas, aunque lo hagas bien o no. Los que aprenden rápido aprenden haciendo y tomando acciones decisivas.

6. Eres selectivo

selectivo

No necesitas saber ni abordar un problema de todas las formas posibles. En vez de eso, te tomas el tiempo para considerar lo que supone una mejor inversión de tu tiempo.

A través de este método, eres capaz de conseguir las mejores soluciones posibles.

7. Usas la ley de Parkinson

parkinson

Tim Ferris, autor de “La semana laboral de 4 horas” indica que se puede obtener mucho al combinar la ley de Parkinson con el Principio de Pareto, con el fin de lograr mejores soluciones y aprender más rápido.

Mientras el principio de Pareto significa invertir en las acciones correctas para obtener lo mejor de tu tiempo, la Ley de Parkinson indica que al limitar tu tiempo para aprender cosas nuevas, terminarás enfocándote sólo en lo importante. Los que aprenden rápido se enfocan en los pilares importantes del tema y no invierten tiempo en las partes con poca importancia.

8. Sabes cuando detenerte

stop

Los que aprenden rápido saben cuando parar y no proceder. Si algo no funciona de forma predecible que pueda llevar a una resolución racional, es mejor retirarse. Ellos entienden la ley de rendimiento decreciente y por esto sólo invierten tiempo en lo que les entregará una retribución del tiempo invertido.

9. Sabes cómo anticipar el futuro

foresight

Lo que se vuelve viejo y obsoleto no le sirve a alguien que busca aprender cosas nuevas, entonces se vuelve fundamental aprender a adaptarse y anticipar tendencias futuras y situaciones. Puedes enfocarte en el futuro y en cómo puedes aplicar los conocimientos que estás aprendiendo cuando llegue ese momento.

10. Entiendes que muchas preguntas no tienen respuestas

sin respuesta

A través de la selección que has realizado, ya tienes una noción de lo que vale el tiempo preguntar o estudiar. Ya sabes que cuando una pregunta es complicada y tiene muchas otras preguntas complejas asociadas, probablemente no exista respuesta definitiva para ella.

11. Puedes explicarle a un niño

escuchar

Luego de sumergirte y empaparte en un tema, puedes comunicar tus pensamientos y opiniones en ese tópico de manera tan efectiva que hasta un niño puede entenderte.

12. Eres positivo

positivo

Los que aprenden rápido no muestran una actitud negativa en aprender lo que es importante para ellos. Son positivos incluso cuando se enfrentan a improvistos y desafíos importantes.

13. Puedes buscar la opinión de expertos

leer mentes

Sabes que existen personas mejores que tú en un tema, sabes cómo encontrarlos y te atreves a contactarlos.

Nadie aprende tanto sin incluir maestros en su camino!

Autor: Casey Imafidon

Artículo original

Traducido por Cristian Estrada