Resumen: Saber gestionar adecuadamente el dinero puede parecer más complejo de lo que realmente es. Sólo basta ser ordenado, tener consciencia de tus gastos y decidir en qué invertir y en qué no acorde a tus recursos actuales.
reloj lectura yelLectura: 7 minutos, 35 segundos.

Ser capaz de manejar apropiadamente tus finanzas es una de las cosas que demuestra que eres una persona madura. Pero es más fácil decir esto que hacerlo, e incluso si tienes dinero extra al final del mes, eso no es prueba de que estés siendo responsable. En otras palabras, simplemente no ser irresponsable no significa que seas prudente.

El acto de suicidio financiero no es algo que pase instantáneamente, es algo en lo que tienes mucho tiempo para recuperarte; así que es relativamente simple de prevenir. Desafortunadamente, constantemente vemos a personas peleando con sus finanzas o casos peores que terminan en completa quiebra. Cuando algo como esto pasa, la culpa usualmente se la lleva la economía del país, o el sistema de impuestos, etc. Aunque hay algo de verdad en ese argumento, no es la excusa para justificar la imprudencia de alguien. Si estás consciente de las condiciones en las que vives, necesitas trabajar en soluciones, no en excusas.

Aquí están los errores más comunes que las personas cometen, que son la causa de muchas crisis financieras.

  1. Decidir tener hijos, pero estar inestable económicamente

hijos revolt

Si planeas criar hijos, necesitas tener estabilidad financiera y suficiente tiempo en tus manos para hacerlo adecuadamente. Sin estabilidad, podrías convertirte en un mal modelo para ellos. Después de todo, la manzana no cae muy lejos del árbol y el “suicidio financiero” es fácilmente heredado.

Ser capaz de proveer la salud, vestimenta, educación y todo el resto, no es barato (en el transcurso de una vida puedes gastar millones), pero es necesario para un futuro más brillante. Toma estos costos en consideración para cuando planees criar hijos.
Si realmente quieres tener una familia saludable, prioriza tu carrera y usa tu deseo para permitir a tus ambiciones florecer completamente.

  1. Ser dependientes económicamente de otras personas

dar plata

Nuestros amigos y familia siempre están dispuestos a ayudarnos, sin embargo, ir por la vida como un caso de caridad es definitivamente la forma incorrecta de vivir. Cada persona tiene su punto límite y nadie tolerará tu incompetencia para siempre. Tarde o temprano, tu relación con tus seres amados se volverá peor si no comienzas a hacer algo productivo con tu vida.

Cuando pides dinero prestado, haz todo lo que puedas para no volver a caer en eso nuevamente. Calcula como disminuye tus gastos y piensa que puedes hacer para ganar algo extra de dinero.
A decir verdad, necesitas darte cuenta de que estas en un grave problema.

  1. Comenzar a resolver las deudas con préstamos

lend money

Independiente de lo difícil que sea tu situación financiera, nunca debes resolver tus deudas recurriendo a compañías de préstamos. Éstas son sólo soluciones que se ven simples, pero en el fondo están diseñadas para hundirte y agotar tus recursos más rápido de lo que piensas. Este tipo de compañías están por todos lados y son extremadamente rentables. Si quieres salir de tus de deudas, esta no es una solución – solo terminarás debiendo más dinero. Cualquier consultor financiero te dirá lo mismo.
Estas son alternativas que suenan como una buena solución pero no harán más que drenar tu presupuesto.
La mejor opción es buscar otras alternativas para resolver tus deudas.

  1. Apoyarse en créditos bancarios todo el tiempo

tjs de credito

Otra forma de irresponsabilidad financiera es contar constantemente con el crédito bancario. Es muy común escuchar historias de personas que con muchas dificultades llegan a fin de mes y que dependen de ese crédito bancario para saldar sus deudas; así que están básicamente todo el tiempo en rojo.
El problema es el impredecible futuro: si estás constantemente usando tus recursos de emergencia, entonces estás completamente indefenso.
¿Qué sucedería si ocurre un percance en tu vida que te desequilibra? No tendrás una solución eficiente y desde ese momento todo irá cuesta abajo.
Para evitar esto, comienza a vivir más modestamente. Enfoca tus esfuerzos para volver al equilibrio y considera las opciones para hacer un poco más dinero de lo necesario.
Pregúntale a tu empleador si existen responsabilidades extra que puedas tomar para ser recompensado económicamente.
Recuperar ese fondo de emergencia es primordial.

  1. Apostar frecuentemente (o apostar grandes cantidades de dinero)

apostar

Apostar en casinos, jugar a la lotería y apostar en juegos deportivos puede ser extremadamente adictivo. Cuando tienes suficiente dinero en tu cartera, comenzar a apostar para intentar ganar algo extra es una decisión terrible.

Ganar esta lejos de ser imposible en estos casos, pero como mencionamos antes, el problema está en perder el control.
Aunque existe poca claridad acerca de la definición de este acto como adicción o compulsión, una cosa está clara – la gente apuesta para escaparse de algo, para calmar su ansiedad o para conseguir su dosis de adrenalina. Eventualmente, esta condición llega al punto en el que la persona afectada ya no es capaz de medir consecuencias.
Cada vez que pienses en apostar, guarda ese dinero. Gradualmente, acumuladas suficiente dinero como para ponerlo en alguna cuenta de ahorro y dejarlo crecer.

  1. Ser negligentes con el equipamiento de oficina

rompe PC

Esto se aplica principalmente para los dueños de negocios. Es extremadamente difícil hacer un balance de tus prioridades, pero aún así, el futuro de tu negocio depende de la calidad de tu servicio.
Siempre asegúrate de que todo funcione correctamente, de otra forma la situación completa de puede volver en una serie de eventos desafortunados – también conocido como suicidio financiero.
Los computadores necesitan manutención para funcionar correctamente.La impresoras no duran para siempre y necesitas tener claro cuando necesitan un reemplazo. Los audífonos, los cables y cada detalle pequeño necesitan ser atendidos para que todo funcione bien o de otro modo tu imagen profesional puede salir dañada. En este mundo, las apariencias y las primeras impresiones importan, así que ocúpate de proyectar esta imagen correctamente.

  1. Escoger un hogar incorrecto/lujoso

casa lijosa

Vivir en un lugar que no puedes pagar o vivir en un lugar poco conveniente, es uno de los casos más comunes de suicidio financiero. Si necesitas moverte mucho para ir al trabajo diariamente es probable que encuentres problemas con el presupuesto. Para nuestra suerte esto es manejable, por ejemplo viajar en grupo o usar la bicicleta cada vez que puedas te puede ayudar a disminuir costos.
Y problemas mucho más grandes ocurren cuando te echas a la boca más de lo que puedes masticar, o para ser más preciso, comprar una casa cara sin tener el suficiente ingreso para poder terminar de pagarla. Honestamente, si no estás completamente seguro de que puedes costear algo en el presente, es altamente probable que no puedas en el futuro.
Es mejor optar por un hogar que puedas costear en un 100% – e incluso puedes considerarlo como una inversión para arrendarlo a futuro.

  1. Gastar más de lo que se gana mensualmente

balance mensual

Esto es muy común de ver en las personas que consiguen un nuevo empleo. Durante la semana luego del pago viven como reyes y por el resto del mes adoptan un estilo de vida parecido a ermitaños.
Puede que aun no tengas problemas con sobre giros de crédito o préstamos, pero aún así, no estas haciendo buen uso de lo que podría ser la base para un futuro lucrativo.
Conoce tus límites, calcula tus gastos y al final del mes date un regalo – pero al mismo tiempo evita presionar tu presupuesto. Trabaja para crear un nido sólido y asegurar un futuro más estable.

  1. No planear el futuro

planificar

La responsabilidad amerita ambiciones sanas, metas realistas y siempre pensar en el futuro. Vivir en el momento es para estudiantes de colegio y primeros años de universidad. Con ese tipo de mentalidad la realidad te golpeará duro cuando llegue. Gastar dinero y disfrutar otros lujos es algo que la gente deja solo para el verano, ya que hacerlo durante todo un año los dejaría en quiebra.
No te des por satisfecho con tu vida por mucho tiempo. Mucho hedonismo es tóxico para tu futuro. Tómate el tiempo para disfrutar, pero nunca te olvides de presionarte a ti mismo y esfuérzate por progresar. Organiza tu vida, define metas y objetivos, para luego crear estrategias para llegar a ellos. Es imperante que inviertas al menos 2 horas al día para trabajar en estos logros.

Incluso fracasar no es una perdida de dinero y tiempo, ya que puedes aprender lecciones valiosas que implementar en el futuro.

  1. Ser flojo

flojo

Si estás listo con tu trabajo, llegas a casa y no tienes más responsabilidades, entonces eres flojo. Puede leerse como una definición extraña, pero es verdad. Significa que tienes al menos 5 horas de tiempo productivo y decidiste que no hay algo interesante que puedes hacer. Ser flojo no significa que estas haciendo nada todo el tiempo, significa que tienes una falta de ambición que resulta decadente. En otras palabras, no trabajar para aumentar tu presupuesto significa que estás remando en el sentido contrario, y por lo tanto, estás un paso más cerca del suicidio financiero.

Cuando estés bendecido con suficiente tiempo libre, no lo malgastes, aprende a invertirlo en algo que pueda ser de valor para ti en el futuro. Incluso aprender un nuevo hobby puede ser una excelente inversión, ya que siempre existe alguien que puede apreciar tu trabajo.

Autor: Djordje Todorovic
Artículo original
Traducido y editado por Cristian Estrada
¿Te gustó este artículo?
Suscríbete ahora y recibe quincenalmente nuestro contenido directo en tu correo!
Powered by Optin Forms
The following two tabs change content below.
Científico curioso. Estudiante autodidacto. Escritor sobre viajes en bicicleta, productividad y temáticas hídricas. Ciclista y Montañista adicto a la aventura. Corazón de Voluntario, DIY y Hacker.