20 razones por las cuales algunas personas están siempre contentas

20 razones por las cuales algunas personas están siempre contentas

Resumen: Aquellos que son capaces de extraer lo mejor de cada situación para quedarse con lo bueno sobre el resto, tienen mucho de lo que podemos aprender. La satisfacción depende de nuestra actitud con la vida y lo que nos sucede en ella.
reloj lectura yel Lectura: 5 minutos, 26 segundos.

Algunas personas parecen flotar por la vida con un interminable sentido de felicidad – incluso a través de los tiempos duros, se mantienen tranquilos e indiferentes, deteniéndose a oler rosas y a beber los vasos que están llenos hasta la mitad (o mitad vacíos). No tienen mucho de lo que estar contentos, pero la simpleza detrás de eso es lo que los hace feliz. Todo se trata de la perspectiva, esfuerzo consciente y atención personal.

A continuación se listan varias razones por las cuales algunas personas están siempre contentas.

  1. Manejan sus expectativas

No se enojan cuando no obtienen lo que quieren – o se engañan esperando obtener lo máximo de cada cosa. Ellos se aproximan a cada situación de forma pragmática, esperando el “si” pero preparados para lo peor.

  1. No fijan estándares poco realistas

Ellos no viven su vida en una constante búsqueda por una visión imposible de perfección, sólo para encontrarse quedando lejos o bajo el nivel que desean. Sino que definen metas y situaciones que son realistas según su contexto.

“No le pidas peras al olmo”.

  1. No dan las cosas por hecho

pide ayuda

La felicidad descansa junto al sentido de satisfacción – aquellos que no logran detenerse para apreciar lo que tienen de vez en cuando, es probable que nunca experimenten satisfacción real.

Si es necesario, compara tu vida con la de alguien más y reflexiona sobre lo afortunado que en realidad eres.

  1. No son materialistas

Existen discusiones sobre si realmente o no el dinero puede comprar la felicidad; si es que puede entonces sabemos por experiencia que nunca podremos alcanzar la satisfacción porque siempre existirá algo nuevo o mejor que vamos a querer. ¿Quién ha tenido suficiente dinero para eso?

  1. No se dejan estar

Ellos no se preocupan por cosas pequeñas o pierden tiempo preocupándose sobre cosas poco importantes al final del día. En general, no dejan que los pensamientos negativos drenen su energía o se lleven su atención.

La vida es muy corta para preocuparse.

  1. Son independientes

Se preocupan por ellos mismos y entienden que deben poner sus necesidades primero para acomodar las necesidades de otros. Ellos hacen las cosas posibles, apuntan a lo que quieren, se hacen tiempo para ellos mismos y son extremadamente autosuficientes.

  1. Disfrutan de las pequeñas cosas

smell flow

Se detienen a oler las flores en primavera. Están acostumbrados a encontrar tranquilidad cuando está disponible, para luego darle la bienvenida a la diversión o a una discusión interesante con un extraño que se cruzó en el camino. En general, no pasan por alto los pequeños detalles en la vida que pueden ser importantes.

  1. Se pueden adaptar

No tienen miedo del cambio y trabajan para lograr lo mejor de cada circunstancia; buena o mala. Ellos progresan bajo presión, no son arrollados fácilmente y están acostumbrados a cambiar el ritmo.

  1. Experimentan

experiment

Ellos prueban cosas nuevas, experimentan nuevos sabores y nunca se apocan ante situaciones que no han vivido. En un restaurant, es probable que no pidan lo mismo dos veces.

  1. Se toman su tiempo

No necesariamente se apresuran por la vida. Ellos trabajan acorde a su propia agenda al extremo que les resulta fácil avanzar en lo que importa a su propio ritmo.

  1. Usan diferentes perspectivas

POV

Usualmente no se quedan pegados en un solo punto de vista; una pérdida puede resultar en una nueva oportunidad. Tocar fondo significa para ellos que desde ese punto, sólo se puede ir hacia arriba.

  1. Buscan aprender

Su constante búsqueda de conocimiento los mantiene inspirados e interesados en la vida. Ellos estiman la información y están en una cruzada de aprender todo lo que puedan mientras viven.

  1. Siempre tienen un plan

Ellos no se encuentran a sí mismos flotando sin rumbo. Cuando algo no va como lo han planeado, tienen un plan con cada letra del abecedario para apoyarse.

  1. Respetan para ser respetados

Ellos son respetuosos y en retorno, son considerados como respetables; el respeto por el resto que exudan es el motivo del respeto que se ganan del resto.

  1. Consideran cada oportunidad

Ellos siempre tienen sus ojos abiertos para ver los caminos del viaje y así poder encontrar esa avenida que vale el esfuerzo explorar.

Saben cómo reconocer los momentos oportunos y saltar sobre ellos para lograr lo mejor de cada circunstancia. El éxito es inevitable para ellos.

  1. Siempre buscan mejorar

training run

El desarrollo personal perpetuo es clave para mantener su sed de éxito. Lo que sea que hagan, los enorgullece y buscan ser cada vez mejor; desde interacciones sociales a tareas comunes. Su persecución por ser su mejor versión de si mismos se materializa cada día que pasa.

  1. No se toman la vida muy en serio

No son de los que se enojan fácilmente, sobre analizan o complican los problemas. En vez de eso, se ríen de sus propios errores y desgracias.

  1. Viven en el momento

Ellos no viven para mañana o se quedan pensando en lo que pasó ayer. Cada día es una nueva oportunidad, un nuevo capítulo. Ellos viven en el ahora, y al hacerlo así, obtienen lo que más pueden de cada momento.

  1. Dicen “Si”

Mucho más de lo que dicen “No”. Ellos no necesitan ser fastidiados para salir; porque no le temen a las nuevas oportunidades o a una oportunidad que parezca arriesgada.

  1. Son introspectivos

mindful

Por sobre todo lo anterior, están en completo conocimiento de ellos mismos. Ellos meditan y están conscientes de sus estados mentales. Si algo les molesta, saben cómo arreglarlo y lo hacen.

Todos somos susceptibles a sentirnos decaídos de vez en cuando, pero al mismo tiempo, estamos equipados con las herramientas necesarias para descubrir las soluciones.

La falta de confianza, la incapacidad de sentirse satisfecho y la sensibilidad al estrés, son todos asuntos que pueden ser controlados a través de la forma en que llevamos nuestra vida y en la forma en que percibimos nuestro entorno y contexto.

La principal filosofía de vida usada por las personas más felices es la idea de que la vida es simplemente muy corta: Muy corta para dejar que algo te deprima, muy corta para darlo todo por hecho, muy corta para perseguir algo poco realista, etc.

Para algunos, emplear este tipo de pensamiento es algo inconsciente. Pero para otros, no lo es, por lo tanto llegar a este tipo de pensamiento requiere esfuerzo y constancia.

 

¿Te sentiste identificado con algunas características?

 

Autor: Michael Woronko
Artículo original
Traducido por Cristian Estrada
13 características que indican que aprendes rápido

13 características que indican que aprendes rápido

Resumen: Reflexionar y darte cuenta de tus capacidades para aprender puede resultar estimulante para incursionar en campos desconocidos. Si te estás sub-estimando, tómate un tiempo para valorar lo bueno que existe en tí.
reloj lectura yelLectura: 3 minutos, 48 segundos.

De acuerdo a un estudio, se ha descubierto que las personas que aprenden rápido (Específicamente lenguajes) tienen más materia blanca y cerebros menos simétricos.

Aún así, aprender rápido depende de cómo usemos nuestro cerebro. Y es que algunas veces, algo que se ve complejo, se puede resolver de forma simple.

Si alguna vez fuiste capaz de lo anterior, entonces puede que tengas características de una persona que aprende con rapidez.

Y si tienes algunas de las que se mencionan a continuación, considérate parte del grupo!

1. No temes decir “no lo sé”

dont know

Los que aprenden rápido aceptan que no lo saben todo. Mantienen sus mentes abiertas y están dispuestos a hacer preguntas e indagar por respuestas para saber más. Mientras algunos dudan antes de mostrarse ignorantes ante un asunto, los buenos aprendices NO.

2. Usas el principio de Pareto

pareto

El aprendizaje veloz va de la mano con la productividad.

Según Vilfredo Pareto obtienes el 80% de tus resultados del 20% de las cosas que haces. Los buenos aprendices hacen uso de este principio al enfocarse en lo fundamental y en las herramientas más usadas durante las pruebas difíciles. Ellos no persiguen todo a la vez, sino que se enfocan en las partes importantes de lo que necesitan aprender. La clave está en saber identificar los pilares del conocimiento que quieres adquirir.

3. Eres capaz de visualizar

visualize

Cuando se enfrentan con problemas, los que aprenden con agilidad son multidimensionales. Ellos se aprovechan de todos sus sentidos para resolver un problema y son capaces de visualizar las respuestas o soluciones de manera dinámica, a medida que aprenden durante el proceso.

4. Eres capaz de simplificar

simplificar

Aquellos que aprenden rápido saben que los problemas difíciles no necesitan enfrentarse de manera difícil. Muchas mentes brillantes desde Thomas Edison a Henry Ford e incluso Steve Jobs, han sido capaces de enfrentarse a desafíos con soluciones simples. Ellos simplifican y se sumergen en sus metas para encontrar los caminos más fáciles y simples posibles.

5. Pasas a la acción

win argument

Después de todo lo dicho, al final del día depende de ti actuar. Si estás aprendiendo un nuevo lenguaje, realmente no lograrás mucho progreso si no lo hablas, aunque lo hagas bien o no. Los que aprenden rápido aprenden haciendo y tomando acciones decisivas.

6. Eres selectivo

selectivo

No necesitas saber ni abordar un problema de todas las formas posibles. En vez de eso, te tomas el tiempo para considerar lo que supone una mejor inversión de tu tiempo.

A través de este método, eres capaz de conseguir las mejores soluciones posibles.

7. Usas la ley de Parkinson

parkinson

Tim Ferris, autor de “La semana laboral de 4 horas” indica que se puede obtener mucho al combinar la ley de Parkinson con el Principio de Pareto, con el fin de lograr mejores soluciones y aprender más rápido.

Mientras el principio de Pareto significa invertir en las acciones correctas para obtener lo mejor de tu tiempo, la Ley de Parkinson indica que al limitar tu tiempo para aprender cosas nuevas, terminarás enfocándote sólo en lo importante. Los que aprenden rápido se enfocan en los pilares importantes del tema y no invierten tiempo en las partes con poca importancia.

8. Sabes cuando detenerte

stop

Los que aprenden rápido saben cuando parar y no proceder. Si algo no funciona de forma predecible que pueda llevar a una resolución racional, es mejor retirarse. Ellos entienden la ley de rendimiento decreciente y por esto sólo invierten tiempo en lo que les entregará una retribución del tiempo invertido.

9. Sabes cómo anticipar el futuro

foresight

Lo que se vuelve viejo y obsoleto no le sirve a alguien que busca aprender cosas nuevas, entonces se vuelve fundamental aprender a adaptarse y anticipar tendencias futuras y situaciones. Puedes enfocarte en el futuro y en cómo puedes aplicar los conocimientos que estás aprendiendo cuando llegue ese momento.

10. Entiendes que muchas preguntas no tienen respuestas

sin respuesta

A través de la selección que has realizado, ya tienes una noción de lo que vale el tiempo preguntar o estudiar. Ya sabes que cuando una pregunta es complicada y tiene muchas otras preguntas complejas asociadas, probablemente no exista respuesta definitiva para ella.

11. Puedes explicarle a un niño

escuchar

Luego de sumergirte y empaparte en un tema, puedes comunicar tus pensamientos y opiniones en ese tópico de manera tan efectiva que hasta un niño puede entenderte.

12. Eres positivo

positivo

Los que aprenden rápido no muestran una actitud negativa en aprender lo que es importante para ellos. Son positivos incluso cuando se enfrentan a improvistos y desafíos importantes.

13. Puedes buscar la opinión de expertos

leer mentes

Sabes que existen personas mejores que tú en un tema, sabes cómo encontrarlos y te atreves a contactarlos.

Nadie aprende tanto sin incluir maestros en su camino!

Autor: Casey Imafidon

Artículo original

Traducido por Cristian Estrada
25 indicadores de que eres exitoso y no te has dado cuenta

25 indicadores de que eres exitoso y no te has dado cuenta

Resumen: Eres mejor de lo que crees. Invierte algunos minutos para reflexionar sobre las áreas en las que ya eres exitoso en la vida. Darte cuenta de los aspectos positivos en tu vida de seguro que resultará motivador para mejorar otros asuntos personales.
reloj lectura yelLectura: 7 minutos, 40 segundos.

Todos hemos pasado por ese período en nuestras vidas en donde sentimos, independiente de lo que pase, que nada positivo se viene en nuestras vidas. Es fácil criticarse uno mismo en lo que sea – desde tu competencia en el trabajo a cómo resuelves los asuntos del hogar – y esto a veces produce una neblina muy densa que nos impide ver los éxitos de la vida.

Este tipo de actuar constante y falta de claridad puede hacer que pienses que eres un fracaso, incluso cuando la evidencia de tu vida – personal y profesional – pueda llevarte hacia otras conclusiones. Si estás demasiado ocupado en la vida combatiendo incendios, es casi seguro que no tendrás tiempo de apreciar tus propios éxitos y logros.

Puede que ya seas exitoso y ni si quiera te has dado cuenta. Aquí van algunas pistas si es que lo último es tu caso:

  1. No eres controlado por tus ingresos

Muchas personas sienten que para que las cosas funcionen, necesitan ese cheque o adelanto de pago. Si eres capaz de vivir día tras día sin preocuparte de no tener suficiente dinero para durar hasta el fin de mes, entonces eres prácticamente un éxito en este ámbito! Quizás no puedas costear ese reloj caro, pero si no vives sacando cuentas sobre lo que necesitas para la próxima semana, entonces ya has dado un gran paso sin darte cuenta.

  1. No buscas reconocimiento

Buscar reconocimiento de los seres amados y colegas es algo que generalmente buscamos para validarnos y sentirnos seguros. Si no estás esperando ese golpe de apoyo en la espalda para actuar, entonces eres más exitoso de lo que crees.

Ser capaz de actuar y hacerte cargo de tus actos sin buscar reconocimientos o elogios es una fuerte señal de seguridad mental.

  1. Sufres menos dramas

Mira hacia atrás en tu vida, sólo un año: ¿Encuentras que las cosas están más calmadas en la casa y en el trabajo? Si éste es el caso, entonces puedes decir que tu vida es exitosa – una falta de caos lleva al orden y a la armonía.

  1. Tienes un plan

El éxito es construido sobre una estructura y en base a un plan de largo plazo para llegar donde quieres estar. Si actualmente tienes un marco definido para tu vida y tus metas, entonces ya eres suficientemente exitoso comparado con el resto; ¡a la mayoría le cuesta planificar!

  1. Buscas más

Si buscas obtener más de cada situación entonces ya estás en camino al éxito. La ambición y el deseo de conocimiento indican que un individuo está determinado a conocerse mejor y a mejorarse.

  1. Eres madrugador

Ya conoces el viejo dicho: “El pájaro que llega temprano, se lleva el gusano”. Si quieres convertir tu vida en un éxito, no puedes comenzar cada día en la tarde. Cuando te encuentres saltando desde la cama temprano, listo para comenzar el día, probablemente estarás apuntando a un estilo de vida exitoso y con buena actitud.

  1. Eres socialmente activo

El éxito viene de muchas formas, no simplemente se refleja en tu grado o tu sueldo. Si eres capaz de involucrarte en situaciones distintas con círculos sociales diversos, puedes apuntar a una vida sana y armoniosa – las personas no se quedan alrededor de personalidades tóxicas.

  1. Ofreces respeto mutuo

El éxito generalmente proviene de nuestras experiencias de vida, incluyendo el paso por situaciones difíciles y estresantes. Si entiendes el valor de tratar a otros con respeto, ya estás cultivando un aspecto importante del éxito personal.

  1. Deseas ayudar a otros

De nuevo, tu éxito en este mundo va más allá del costo de tu auto o casa. Si eres capaz de brindar apoyo sólido para que el resto trabaje contigo y actúas como un pilar de fortaleza para tus colegas, el éxito no está lejos.

  1. Eres motivado

Cualquier persona sin motivación y deseo para sobrellevar los momentos difíciles y los obstáculos, luchará para tener el éxito. Si no te importa subirte las mangas y ensuciarte las manos, eres mejor de lo que piensas.

  1. Posees confianza sin arrogancia

La gran diferencia entre una persona exitosa y una persona que se cree exitosa, es su actitud. Si puedes mostrar genuina humildad por otros, mientras inspiras a aquellos que están luchando, entonces ya eres un individuo exitoso.

  1. Has luchado para levantarte

Ya se ha dicho cómo el fracaso puede ser el punto necesario para tener éxito. Y es que necesitas golpear el fondo antes de alcanzar la cumbre. Ser capaz de combatir desde una posición de fracaso a una de éxito – cualquiera sea éste – es una señal de que tienes una voluntad de hierro con la mente para alcanzar el éxito en la vida.

  1. Te esfuerzas por mejorar

Muchas personas caen en la trampa de creer que “lo han logrado”. Cuando buscas constantemente mejorar el rendimiento previo, incluso si fue espectacular, te estás ajustando a ti mismo para el éxito en el largo plazo.

  1. Tienes disciplina

La disciplina sólo llega luego de haber visto y aprendido del propio pasado. Aprender a no cometer errores y tomar la decisión correcta es vital para el éxito de largo plazo.

  1. Predicas paciencia

La paciencia es una virtud que la mayoría de personas exitosas practican en el largo plazo. Sin paciencia, puede ser difícil lograr el tipo de impacto que quisiste inicialmente en cualquier situación profesional o personal.

  1. Puedes decir NO

Ya dijimos que ser capaz de actuar sin buscar reconocimientos o elogios es lo ideal. Pero si además, eres capaz de decir NO, demuestras que no necesitas constantemente satisfacer a todos.

  1. Administras bien tu tiempo

Saber administrar el tiempo es una señal de éxito a largo plazo, y ser capaz de usar el tiempo en cualquier día para ser productivo es indicador de una persona exitosa. ¿Eres capaz de lidiar con muchas tareas en cualquier día? Entonces ya eres exitoso.

  1. Tienes amigos exitosos

El éxito alrededor tuyo es la manera más fácil de inspirarte. Si te rodeas con personas que ya lo están haciendo bien, puede ser mucho más fácil desarrollarte y mejorar de la manera correcta.

  1. No culpas a otros

Has llegado a un punto en tu vida en el que entiendes lo que significa tomar responsabilidad por tus acciones y no apuntar a otros por tus frustraciones y fracasos. Eso se obtiene siendo activo y no pasivo, y darse cuenta del poder interior para transformar nuestra vida. También habla de tu habilidad para entender el contexto en que te encuentras para tomar acciones que eviten avanzar en la dirección incorrecta.

  1. No malgastas tu tiempo

Ya se fueron los días en los que dejabas a otros arrastrarte en actividades que encontrabas aburridas y contraproducentes para tu desarrollo y auto-estima. Tu sentido de orientación personal te permite saber lo que quieres sin la necesidad de la aprobación de otro.

  1. Eres asertivo

Entiendes que decir simplemente SI o NO, es suficiente muchas veces. Y cuando sea pertinente, explicar tus razones de manera clara es esencial para que otros comprendan que eres un individuo con sus propias necesidades. Esto no significa ser inflexible, pero mientras seas comprensivo no deberías dejar que alguien tuerza tu camino.

  1. Te mantienes positivo

Has aprendido de la manera difícil que ser negativo o escéptico para justificar tus derrotas y fracasos no tiene sentido alguno. No sólo te hace sentir incapaz y ansioso, sino que también afecta el resultado final. Al ser positivo y honesto al perseguir tus metas podrás liberar verdaderamente el triunfador que existe en ti.

  1. Te ocupas de tu salud

Dejar las actividades dañinas que te dificultan el trabajo para el mejor futuro que siempre has soñado es un paso poderoso. Ya sea el cigarro, las drogas, comer mucho o no ejercitar, entiendes que dejar todo eso atrás te convertirá en un individuo más fuerte, con más motivación y voluntad.

  1. No buscas una relación para resolver tus problemas personales

Es fácil esconder nuestros fracasos detrás de alguien que nos ama. Pero es un poco inmaduro para ambos en la relación dejar de resolver los asuntos reales que pueden estar dañando la vida del otro. No es buena idea no entregar esa ayuda que le puedes dar al otro para convertirse en mejor persona simplemente porque es más fácil no hacerlo o porque “las cosas están bien”.

  1. Eres maduro

Cuando situaciones graves ocurren en el trabajo, o necesitas ayuda para resolver un problema con alguien, una señal de éxito es la capacidad de poner los problemas personales de lado para el éxito profesional.

Es siempre importante recordarte a ti mismo que el éxito no es algo que pueda ser juzgado materialmente. Si eres capaz de mirar tu estilo de vida y entender que haces cosas de manera madura, social y efectiva, entonces eres mucho más exitoso de lo que cualquier palmada en la espalda te puede hacer sentir.

El éxito viene de la aceptación de tus propias habilidades y talentos, no de lo que alguien que quizás no conozcas te diga.

Autor: Carles Sabarich
Artículo original
Traducido por Cristian Estrada