5 pasos para convertirse en Campeón de Innovación

5 pasos para convertirse en Campeón de Innovación

Resumen: Saber cómo comunicar ideas innovadoras dentro del equipo es clave para introducir el cambio y romper el status quo. Cuando se logra comunicar efectivamente, se puede ahorrar tiempo en reuniones y mejorar la calidad del resultado del proyecto con que se pretende innovar.
reloj lectura yel Lectura: 4 minutos, 19 segundos.

Existe una gran verdad en la vida de una organización: la inercia DOMINA. Tus ideas, no importa cuán brillantes sean, sufrirán cierto tipo de resistencia. Eso no es una teoría, es un HECHO. Si quieres ser el campeón de la innovación, tienes que desarrollar habilidades específicas que te ayudarán a superar la oposición organizacional inevitable. Si, incluso si eso proviene de personas que tu mismo has contratado o sugerido para formar parte del equipo.

Tienes que aprender a ser políticamente competente (¡Si, política!) y aprender cómo y cuándo lanzar una idea.

Como líder o emprendedor, no es tarea fácil lanzar ideas campeonas en la mesa. Existirán muchos opositores, pensamientos conformistas y obstáculos en tu camino. Aquí están las habilidades micro-políticas que necesitas para ser el campeón de ideas nuevas e innovadoras.

1. Desarrolla el sentido del tiempo

timing

Escoger cuando es el tiempo correcto para publicar una idea es importante. Una vez que hagas el anuncio formal o des una pequeña pista de lo que quieres hacer, no hay vuelta atrás. No puedes encarar a tu equipo y decirles que estabas bromeando. Eso no es buen liderazgo.

Debes asegurarte de no lanzar proyectos o ideas en la mesa de discusión hasta que estén cocinadas, especialmente si no estás seguro de que tu idea es algo que vas a perseguir durante todo el camino. Una manera fácil de arruinar tu credibilidad es convertirte en una persona que no llega hasta el final con los proyectos en que se compromete.

El perfeccionismo es uno de los enemigos más importantes aquí. Esto es especialmente cierto cuando se trata del desarrollo de un nuevo producto. Mientras estás trabajando para perfeccionar tu prototipo, tu competidor puede que se esté preparando para entrar en el mercado. Piensa en una idea completa, asegúrate de estar listo para lanzar tu campaña, pero no te quedes esperando para el tiempo perfecto, puede que nunca exista.

2. Conoce a tus aliados y opositores

tem rope

En las organizaciones, como en la política, tener un pequeño grupo de gente que te apoye es esencial. Tu desafío es encontrar este grupo clave, hacerlo crecer y entregarle tiempo y recursos. Mientras que los aliados son los que apoyarán 100% y amarán tu nueva idea, no existe garantía de que se quedarán en el equipo hasta el final. Los opositores por su parte, puede que sean ofensivos con tu nueva propuesta, pero con las negociaciones correctas se podrían convertir en grandes aliados. Un campeón de innovación está cada día revisando quiénes están de su lado y trabaja de manera perseverante para mantener y preservar su equipo.

3.Establece tu credibilidad

credibility

La deprimente realidad es que muchas ideas son aplastadas dentro de las organizaciones porque la persona que las presenta no posee la credibilidad para ser un patrocinador efectivo. Como líder pragmático debes ser creíble. El resto debe creer que tienes el trabajo listo. No puedes simplemente decir “Hey, yo puedo hacer el trabajo”.

Tienes que ser inteligente y validar tu experiencia, mostrar que existe una oportunidad para actuar, confiar en tu posición de autoridad y demostrar tu integridad. Si disparas con estos 4 cartuchos, los que te escuchen creerán que puedes hacerlo.

4. Conoce los argumentos en contra de tu idea

argument

Aristóteles dijo una vez: “La crítica es algo que podemos evadir fácilmente quedándonos callados, haciendo nada y siendo nada”. Sin faltarle el respeto a este hombre, evitar la acción no es necesariamente un escudo contra las críticas. De hecho, es muy probable que seas criticado por no actuar. Las críticas constantes son parte de la realidad del liderazgo y uno no puede hacer más que aceptarlo. En vez de dejar que las críticas te tomen por sorpresa, aprende a anticipar lo que el resto va a decir para que puedas responder a esas críticas sin perder el control.

Antes de presentar una idea, piensa en todos los posibles argumentos en contra y prepara respuestas en contra de esos argumentos, incluso para aquellos argumentos en contra que crees imposibles. Debes estar preparado.

5. Justifica tu idea

good base

Tienes tu idea y sabes que ahora es necesario pasar a la acción. Tienes que convencer a otros para que te acompañen en el camino para hacer tu idea realidad. ¿Cómo vendes tu idea? ¿Cómo presentas una idea de manera tal que el resto quiera sumarse?

Existen 4 formas para hacer esto:

  • Usa análisis, números e imágenes para apoyar tus argumentos.
  • Di que tus competidores/pares están adoptando ideas como las tuyas y que tu organización necesita mantenerse sobre la curva.
  • Argumenta que la gente espera esto de ti o de tu equipo o de la organización.
  • Indica que existen regulaciones o procedimientos o contextos futuros que demandarán la aceptación y validación de tu idea.

Incluso como emprendedor o CEO, no puedes simplemente introducir una idea y esperar que la gente lo compre de inmediato. Necesitarás convencer a las personas que trabajan contigo y luego serán ellos los que necesitarán de buenos argumentos para los clientes.

Usa estos 5 pasos como un trampolín para sacar lo mejor de las ideas innovadoras.

Autor: Samuel Bacharach
Artículo original
Traducido por Cristian Estrada
10 hábitos de personas respetables

10 hábitos de personas respetables

Resumen: El respeto no se pide, se gana. Comprender por qué algunas personas se han ganado el respeto de sus pares, te ayudará a rescatar y copiar lo positivo de ellos para convertirte en una mejor versión de ti mismo.
reloj lectura yelLectura: 3 minutos, 26 segundos.

En un mundo donde el carácter y la integridad se vuelven cada vez más escasos, generalmente ocurre que cuando encontramos a alguien con estas características, los admiramos y respetamos. Lo que es escaso es apreciado y valorado. Éste es el motivo de que las personas sean respetadas, porque son exitosas manteniendo ciertos valores e inspirando a otros cerca de ellos. Sin embargo, es importante saber que, al igual que una estructura monumental, estos hábitos que moldean a las personas altamente respetadas no se cultivan de la noche a la mañana, sino que requieren de consistencia y perseverancia.

A continuación se listan 10 hábitos de personas que se han ganado el respeto de muchos.

  1. Son accesibles

Es fácil acercarse a ellos, son accesibles y quieren conectarse con las personas. Ellos no construyen paredes gigantes alrededor suyo, sino que, en vez de eso construyen puentes con otros para forjas relaciones.

  1. Son agradecidos

No se quedan enfrascados en sus actividades diarias y se dan el tiempo de agradecer y de enviar notas de apreci a quienes han tenido buenos gestos.

No se quedan encerrados en su mundo o en su imagen personal y se toman el tiempo para darle más brillo al día de otra persona diciendo “gracias”.

  1. Son apasionados

Ellos siguen a sus corazones más que a las opiniones de otros. Se emocionan en lo que hacen y no se dejan influenciar por opiniones de otros o malentendidos de las personas que los rodean.

En vez de ser víctimas del mundo que los rodea, son suficientemente apasionados como para inspirar e influenciar las pasiones y creatividad en otros.

  1. Son amables

Ellos entienden que no necesitan pedir o solicitar respeto. Ellos entienden que deben ganarlo. Por lo tanto se aproximan a cada persona de manera respetuosa.

Cuando están en grupos, no hacen diferencias ni dan ventajas a unos sobre otros, en vez de eso, están constantemente dispuestos a reconocer y tratar con el mismo respeto a cada persona presente.

  1. Son tácticos cuando responden a las críticas

Ellos no responden impulsivamente o agresivamente a cada comentario de crítica que se les lanza. Ellos entienden que para seguir desarrollándose no deben caer ante cada carnada que se presenta y no responder ante cada golpe recibido de otras personas. Por lo tanto, responden de manera estratégica e incluso, a veces, no responder denota su madurez.

  1. Practican lo que dicen

Ellos no dicen una cosa y hacen otra. Ellos se aseguran que sus vidas reflejen lo que predican e inspiran a otros a través de las acciones y no de las palabras. Ellos saben que hablar es fácil y que en vez de escandalizarse por alguna acción de otro, prefieren mantener la compostura.

  1. Son consistentes

El respeto no se gana con una simple acción, por lo tanto ellos constantemente se esfuerzan por mejorar. Son consistentes y continúan avanzando a metas más altas; ya sea entrando en un nuevo campo o desafiándose a ellos mismos a una nueva tarea en su campo. Motivarse para lograr más es algo constante para ellos.

  1. Están dispuestos a hacer sacrificios

Ellos no son más grandes que ellos mismos y no tienen una imagen magnificada de lo que son. Ellos quieren hacer cosas positivas por su entorno y de esta forma llevar el sombrero de la responsabilidad y hacerse cargo cuando el resto renuncia. Poseen coraje y nunca actúan cobardemente.

  1. Se enfocan en las soluciones antes que en problemas

Ellos constantemente buscan respuestas sobre cómo mejorarse a ellos mismos y a quienes los rodean. Antes que apuntar a alguien y hacerse las víctimas, ellos saben que es responsabilidad de cada uno mejorar su entorno. Para esto, buscan soluciones cada vez que se presenta un problema en vez de quedarse ahogados en el problema.

  1. Son disciplinados

Cuando ellos se comprometen con algo; también comprenden que eso significa que deben esperar por las recompensas. No prefieren las rutas ilegales o atajos para llegar al lugar que quieren, en vez de eso, buscan el camino que no tolera mediocridad, sino excelencia.

 

Autor: Casey Imafidon

Artículo original

Traducido por Cristian Estrada
30 cosas simples que impresionan al resto sin que lo sepas

30 cosas simples que impresionan al resto sin que lo sepas

Resumen: Las impresiones que provocamos en las personas, van dadas por los pequeños gestos. Comprender sobre los detalles que más se valoran en las relaciones humanas es fundamental para aprender a desarrollarlas.
reloj lectura yelLectura: 6 minutos, 56 segundos.

Uno de los errores más grandes que una persona comete cuando intenta impresionar a alguien es que el resto sólo estará atenta a las “grandes cosas” que hagan. Pero en realidad las cosas pequeñas son las que importan más. Son las pequeñas cosas que hacemos o no hacemos cada día las que moldean quienes somos. Las pequeñas cosas determinan cómo reaccionamos ante las “grandes cosas” en nuestra vida.

Y lo mejor es que sus efectos son duraderos. Otras personas recordarán los pequeños gestos que tuviste con ellos y eso puede hacer la diferencia que buscas.

  1. Vestir bien

Tu apariencia es lo primero que la gente ve. Ellos miran tu ropa, pelo, zapatos, etc. Y luego se hacen juicios mentales antes de conocerte (Esto pasa muy seguido). Si quieres impresionar a primera vista, viste para la ocasión. Tomate el tiempo necesario para esto. (A veces importa mucho)

  1. Ser puntual

Si estás atrasado para algo, estás dándole la oportunidad a alguien para que te juzgue sin si quiera estar ahí. Si dices que vas a estar en algún lado a una hora concreta, entonces llega a esa hora. Esperar a alguien que ya debiese estar ahí es frustrante e irritante.

  1. No romper tus promesas

Existen muchas personas ahí afuera haciendo promesas que no pueden mantener. Ellos prometen porque hacen sentir bien a la otra persona en ese momento. El problema viene en el camino, cuando no eres capaz de mantener esa promesa. Luego de eso viene la frustración, falta de confianza e incluso rabia. Si no puedes mantener una promesa, no la hagas. Y si haces una promesa, haz todo lo posible dentro de tus capacidades para mantenerla.

  1. Respetar a otros

Esto incluye a los ancianos, a los menores, a los colegas de trabajo, miembros de familia, etc. Aunque puede ser difícil si te encuentras con una persona con opiniones muy distintas a las tuyas o actúa de una forma que no te gusta, aún se puede mantener la compostura. Si buscas atributos que respetar en una persona, los encontrarás.

  1. Involucrarse

meditate

Si apoyas lo “verde”, entonces incorpora lo “verde” en tu vida. Si apoyas a tu gobierno local, entonces busca alguna forma de participar. Se parte de algo que te importe.

  1. Decir “Por favor” y “Gracias” frecuentemente

Son palabras pequeñas, pero siempre son necesarias. Expresar gratitud a la gente, incluso por el más pequeño gesto de amabilidad, demuestra que eres capaz de ver la bondad en las personas; demuestra que prestas atención a las cosas que las personas alrededor de ti están diciendo o haciendo.

  1. Sonreír a menudo

smiling

Las sonrisas son contagiosas. Si un extraño pasa al lado tuyo y sonríe, es una respuesta natural sonreír de vuelta. Ver a alguien sonreír es un recordatorio de que existen cosas por las que otros están agradecidos y que la vida es divertida y emocionante.

  1. No estar constantemente usando el teléfono

Cuando estás con alguien, comparte con ellos. Los teléfonos hoy son una pieza increíble de tecnología, pero también son una distracción. Usa tu teléfono cuando sea apropiado hacerlo. No lo necesitas a cada segundo en tu día.

  1. Ser fiel a tu compañer@

Escuchamos muy seguido historias de divorcios e infidelidad. Está en todos lados. Al ser honesto y verdadero con tu compañer@, demuestras dónde están tus prioridades y que entiendes lo que significa estar en una relación saludable.

  1. Apoyar a tus hijos

madre e hijo

Tomate un tiempo para involucrarte en la vida de tus hijos. Descubre sus intereses. Asiste a sus juegos, recitales, competencias, etc. Escucha cuando te hablan. Demuéstrales que eres el tipo de padre/madre al que pueden acudir cuando tengan preguntas.

  1. Tener buena higiene personal

“Llevar pastillas de menta cuando sales. Usar desodorante. Lavar tus dientes. Usar ropa limpia.”

Esto debería ser parte del sentido común de cada persona, pero la verdad es que para algunas resulta difícil. Hablar con alguien con mal aliento es asqueroso. Distrae. Todo lo que puedes pensar es en darles una pastilla para el mal aliento. Ocúpate de tu higiene personal y la gente se podrá concentrar mejor en lo que dices o haces en vez de distraerse con cómo hueles.

  1. Hablar claro y hacer contacto visual

Deja que la persona que tienes al frente sepa que te interesa lo que dice y que te importa lo que están discutiendo. No murmures o mires para otro lado, mantén tu concentración en ellos.

  1. No masticar chicle

Esto puede variar según la situación en la que te encuentres. Si estás en familia o con amigos, el chicle está bien. Pero en una situación profesional, el chicle distrae.

  1. Usar el buen humor

Esto puede mejorar el ánimo y elevar de estado a las personas que se encuentran tensas. Sólo asegúrate de usar esto en el momento correcto.

  1. Saludar a la gente de mano o con un abrazo

Primero ten clara la situación en la que te encuentras. Probablemente no querrás abrazar en una entrevista a un jefe potencial, pero si le ofrecerás un apretón de mano. Con amigos más cercanos y miembros de familia, los abrazos demuestran un nivel de intimidad. Un abrazo es una demostración física de cuánto amor y aprecio sientes por ellos.

  1. Ser verdadero contigo mismo

Ten claro lo que quieres en la vida y haz todo lo posible por alcanzarlo.

  1. Escuchar a otros

escuchar

Cuando alguien esté hablándote, escucha lo que esa persona quiere decir. No pienses en una respuesta mientras aún está hablando.

  1. Ser amable con otros

Abrir la puerta para alguien, recoger lo que a otra persona se le cayó, agradecer a alguien que hizo algo por un grupo de personas, entre otros gestos, son siempre agradecidos.

  1. Ser organizado

Tener una agenda donde revisar lo que sucede en tu vida, saber donde está todo en tu casa, en tu trabajo, en tu auto, etc., demuestra que manejas bien lo que tienes.

  1. Dar cumplidos a las personas

Busca las cosas buenas en las personas que te rodean y tómate el tiempo para hacerles saber que te diste cuenta. Los cumplidos respecto a su vestimenta, su trabajo, su actitud o cualquier cosa en la que puedas pensar, siempre son bien recibidos.

  1. Compartir el conocimiento con otros

teaching

Cuando tienes un talento o habilidad especial, compártela. Enséñale a otros lo que sabes y has aprendido.

  1. Ser positivo y concentrarse en lo bueno

Esto puede ser difícil algunas veces, pero es posible. Mira la solución en vez del problema. Mantenerse positivo es algo que nunca pasa desapercibido.

  1. Ayudar a otros

Ayuda cada vez que puedas. En la mayoría de los casos, es probable que la oportunidad para ayudar no se presente en el tiempo correcto, pero sacrificar tu tiempo para ayudar a alguien dice mucho de ti.

  1. Mantener un auto limpio

Lava, limpia y ordena tu auto de vez en cuando. No dejes que la basura se apile. Nunca sabes cuándo tendrás que llevar a alguien en tu auto y esa persona seguro que lo agradecerá.

  1. Preocuparse de las personas

No construyas una pared para “proteger” tus sentimientos. Déjate sentir, déjate preocupar por otras personas.

  1. No tomar las cosas de manera personal

Se dirán cosas y las personas harán cosas, conscientemente o accidentalmente, que pueden herirte. Sólo tú decides si te ofendes o lo dejas pasar.

  1. Ser dueño de tus errores

Cuando cometes un error, admítelo, date cuenta que tu lo hiciste, haz lo que puedas para arreglarlo y sigue avanzando.

  1. Tomar ventaja de las experiencias de la vida

Si tienes la oportunidad de ir a algún lugar nuevo, aprender un nuevo talento o probar algo nuevo, hazlo! Disfruta la vida.

  1. Saber qué es lo que sucede en el mundo

Mantente informado de las noticias recientes, ambas locales y globales. Mantente al día, eso demuestra que eres una persona culta.

  1. Viajar

viaja solo

El mundo es un gran lugar. Tómate un tiempo para salir y conocer a nuevas personas, aprender nuevas culturas y construir recuerdos. Esto te dejará con lecciones de vida inolvidables y el resto se dará cuenta de eso, aunque no sepa que has viajado tanto.

Autor: Kathryn Mott
Artículo original
Traducido por Cristian Estrada
15 errores de comunicación que cometemos sin darnos cuenta

15 errores de comunicación que cometemos sin darnos cuenta

Resumen: En la escuela o el colegio no nos enseñaron a comunicarnos correctamente y a causa de ello, de adultos nos encontramos con varios problemas de comunicación. Aprender a identificar estos errores es clave para comunicarnos mejor y lograr más resultados de equipo.
reloj lectura yelLectura: 6 minutos, 54 segundos.

¿Cuántos de ustedes tuvieron una clase en la escuela sobre “comunicarse bien”? Y no me refiero a la universidad. Me refiero a los 12 años que pasamos en el colegio o liceo. No me refiero a presentar en clases de castellano. Me refiero a esto: ¿Tus profesores te dieron consejos sobre cómo trabajar tus discusiones con las personas? ¿Te enseñaron a saber escuchar? Si lo hicieron, no lo hicieron siguiendo las pautas de la malla educativa planteada por la dirección del establecimiento. Yo lo sé. Soy un profesor de comunicación y he intentado por muchos métodos de que las escuelas integren un plan de enseñanza de comunicación en su malla. Desafortunadamente no me ha ido bien.

La comunicación puede construir o destruir nuestro mundo. Se que es una aseveración extrema y sé que viene de alguien que se dedica a enseñar sobre la comunicación, pero es verdad!. La mala comunicación lleva a relaciones que se rompen, y en parte es también motivo de porque aún no alcanzamos la paz mundial. Nunca es tarde para aprender.

A continuación se exponen 15 errores comunes de comunicación que podrías estar haciendo y no te has dado cuenta:

1.-No usar el lenguaje de “nosotros”

we

Hecho: Las relaciones no son una competencia. O al menos no deberían serlo. Pero muchas personas ven a la otra persona como el “enemigo”. Ellos hablan el lenguaje de “mío y tuyo”. Es tiempo de construir un nuevo marco para esto y pensar en nosotros como equipo. Trabajemos juntos, no contra el otro. Trabajemos para resolver un problema, no para ser victoriosos.

2.- No tener contacto visual

contacto visual

¿Cuántos de ustedes son culpables de mirar su teléfono cuando alguien les está hablando? ¿O tipeando en el computador? ¿O mirando TV? Incluso si no te has sorprendido haciendo esto, estoy seguro de que muchos de ustedes lo han hecho. Y todos hemos estado en el otro lado – cuando las personas no miran cuando nosotros hablamos. ¿Cómo te hace sentir eso? No se siente bien ¿o si? Entonces ¿porque no adoptamos la regla de oro de dar la misma cortesía que nos gustaría recibir?

3.- Interrumpir.

phubbing

¿Qué dice de ti el hecho de interrumpir a una persona cuando habla? Dice: “Lo que yo tengo que decir es más importante que lo que tu quieres decir.” No es un muy buen mensaje. Los hombres tienden a hacerlo más como una acción de poder. De cualquier manera, aún dice “Soy más importante que tu”.

4.- Tener un lenguaje corporal negativo o apático

corporal negativo

90% del significado de un mensaje se contiene en el lenguaje corporal. Eso es MUCHO.

El contacto visual es parte del lenguaje corporal, pero tan sólo es una pequeña parte. ¿Qué hay de tu postura? ¿Te inclinas hacia adelante o te alejas como diciendo “No me importa lo que dices”? ¿Qué pasa con el movimiento de tu cabeza? ¿Te sientas cerca o lejos de la persona? Todo esto envía poderosos mensajes. Como dice la famosa frase: “Las acciones hablan más fuerte que las palabras”.

5.- No parafrasear o repetir lo que la otra persona dice

taking repeat

¿Has dicho alguna vez algo a alguien y sentido que en realidad no escucharon lo que dijiste? Seguro que habrán dicho algo como “Mmmmmm hmmmm..” o “Aha…” o “Si”, pero no estuviste seguro de si realmente te escucharon. Intenta decir algo como “Por lo que entiendo, ¿me dices que cada vez que me atraso te preocupas? ¿Te escuché bien? Eso le demuestra a la otra persona no sólo que los escuchaste, sino que te importa lo suficiente como para repetir en síntesis su mensaje y demostrar que si los escuchaste.

6.- Asumir cosas antes de escuchar el mensaje completo

Probablemente has mirado a las personas pensando: “Ni si quiera necesito escuchar el resto, ya sé lo que van a decir!” Bueno, quizás no lo has hecho. No lo hagas. No nos gusta cuando las personas asumen cosas acerca de lo que estamos diciendo antes de que terminemos de decirlo, así que no hagas lo mismo con otras personas.

7.- Dejar que tus emociones controlen lo que dices

emociones

Estás tan enojado que crees que vas a explotar. Bueno, si…todos hemos estado en esa posición. Pero es lo que haces cuando te sientes de esta forma lo que realmente cuenta. No dejes que tus emociones tomen atribuciones de “chofer” en tu cuerpo. Cálmate y “enfríate” para que no te arrepientas de las cosas que dices o haces. Luego, cuando el lado lógico aterrice de nuevo, siéntate y aproxímate al conflicto usando el lenguaje de “nosotros”. Recuerda: #1 – Son un equipo. No es una competencia.

8.- No hacer preguntas inquisitivas

conversacion

Decir cosas como “Dime más acerca de eso” o “¿Cómo te sentiste con eso?” le hace saber a la otra persona que te interesan lo suficiente como para preguntar por más información. Eso es una pregunta inquisitiva. Pregunta para que las personas tengan que elaborar respuestas, eso nos hace sentir bien.

9.- Referirte a ti mismo y a tu vida más que preguntarle a las personas acerca de la suya.

centrado en uno

Si nunca le preguntas a las personas acerca de su vida, entonces para el resto te ves como una persona centrada en sí misma. Tengo personas en mi vida que pasan el 95% del tiempo hablando acerca de ellas mismas. No es que me importe mucho, pero sería bueno que me preguntaran cómo estoy de vez en cuando. ¿No te parece?

10.- Necesitar “ganar” un argumento.

win argument

Voy a repetir esto de Nuevo. Las relaciones humanas no son una competencia. Admitir que estás equivocado no es una señal de debilidad. Es una señal de madurez. Nadie está en lo correcto el 100% del tiempo. No pienses que tienes que “ganar”. Reconocer tus errores no te quitará tu poder. Demuestra que eres mejor persona porque puedes ser honesto.

11.- Atacar el carácter de otras personas en vez de lo que dicen o hacen.

Cuántas veces has dicho o (escuchado) algo como “Eres tan IDIOTA!! No te soporto!!”. Y quizás te arrepentiste luego. Todos incurrimos en malas conductas de vez en cuando. Y nunca estaremos de acuerdo con lo que todos dicen. Esto por esto que necesitas estar en DESACUARDO con algunas de sus palabras o acciones, no con su carácter. No destruyas la auto-estima de la gente, aporta en su construcción.

12.- Esperar que la gente pueda leer la mente.

leer mentes

Nadie puede. ¿Entonces por qué esperas que ellos puedan hacerlo?. Las mujeres tienden a ser culpables de esto más que los hombres, yq eue muchas veces las mujeres usan lenguaje indirecto. Pero si realmente quieres que alguien te entienda, tienes que hablar directamente. De otra forma, no puedes confiar en que el resto comprendió tu mensaje si para entenderlo había que descifrarlo.

13.- Dejar de lado el poder de tus palabras.

fist words

Las mujeres también tienden a usar un lenguaje “sin poder”. Y con esto me refiero al lenguaje que es excesivamente cortés con otra persona. Por ejemplo: “Lo siento, ¿te molesta esto?”. Lo que les da la oportunidad para decirte “Si, mejor ándate”. O “Esto puede ser una idea tonta pero…”, a lo que la otra persona puede responder: “Estás en lo correcto!, ES realmente tonto!”.
Sé dueño de tu poder al comunicarte. No lo dejes de lado.

14.- Dejar que cualquier cosa te distraiga.

distraccion

Tu teléfono, la TV, tus pensamientos, tu mala actitud. …Y podría seguir con esta lista y agregar muchas cosas que nos distraen cuando alguien nos habla. Se consciente cuando estés incurriendo en este tipo de cosas. Si no lo haces, el único mensaje que entregas es “esto es más importante para mí que ponerte atención a ti”.

15.- No ser empático

empatia

Tú lo ves a tu manera. Otra persona lo ve a su manera. ¿Quién está en lo correcto? ¿Es un derecho de izquierda o derecha? ¿Es un derecho cristiano o judío? Todo depende a quién le preguntes, ¿no crees? Algunas veces no existe la “realidad objetiva”. Todo se basa en cómo lo percibe el individuo. Recuerda eso.

Tener empatía y darte cuenta que la experiencia de la otra persona es muy real para ella, es la clave para las buenas relaciones humanas. Ser un buen comunicador requiere de esfuerzo. Es como ser un buen atleta – tienes que practicar si quieres ser bueno en eso!

Espero que consideres estas 15 cosas de corazón y comiences a trabajar en ellas hoy. Y por favor compártelas con otros.

¡Te deseo unas felices y saludables relaciones humanas!

Autor: Carol Morgan
Artículo original
Traducido y editado por Cristian Estrada
Cómo decir que NO correctamente: Una formula universal

Cómo decir que NO correctamente: Una formula universal

Resumen: Decir siempre que si sólo lleva hacia el camino de la sobrecarga. Entonces, aprender a decir que NO sin herir los sentimientos del resto y seguir siendo útil, es fundamental para mantener las buenas relaciones, el buen trabajo y la buena vida.
reloj lectura yelLectura: 3 minutos, 27 segundos.

Se dice que uno de los secretos del gran Steve Jobs para alcanzar el éxito, fue “decirle NO a 1000 cosas”.

“Estoy tan orgulloso de lo que NO hacemos, así como también de lo que SI hacemos” – Steve Jobs.

Encontrarás que este tema en particular se mezcla en las historias de vida de varios personajes famosos por su éxito. Las personas altamente productivas y satisfechas dicen que NO a proyectos no esenciales, tareas, peticiones y oportunidades – y lo dicen tan bien!

Todos sabemos que deberíamos decir “NO” más veces que las que decimos “SI”. Pero no lo hacemos. Y pagamos el precio con calendarios sobre-cargados, mentes sobre-saturadas, hormonas de estrés crónicamente elevadas y hombros tensos, que rara vez vuelven al relajo.

De seguro que existen muchas razones que nos impiden decir que “NO”. Y no tener las palabras correctas para hacerlo no debería ser una de estas razones.

Entonces aquí vienen las buenas noticias: Con las palabras y tono correctos, tus “NO” pueden ser mucho más gentiles y de más ayuda que un “SI” lanzado con resentimiento.

Hoy, les voy a compartir una manera universal para decir “NO” a…bueno casi cualquier cosa.

Toma este procedimiento de 5 pasos y guárdalo en algún lugar para cuando tengas que practicarlo realmente. (Para que no tengas excusas para decir que “NO”)

Recuerda usarlo con amor.

1. Comienza con gratitud

gratidud

Nunca se puede ir mal cuando comienzas con gratitude y aprecio. Nunca.

  • “Muchas gracias por escribir.”
  • “Estoy conmovido por tu mensaje.”
  • “Me gusta escuchar de ti – gracias por darte una vuelta por mi vida.”

2. Reconoce su coraje

coraje

Requiere de “bolas” (u ovarios según tu perspectiva) para pedir algo que necesitas desesperadamente (o incluso que quieres un poco). Hazles saber que te das cuenta de esto.

  • “Puedo ver cuánto significa este proyecto para ti, y me sorprende tu motivación y perseverancia.”
  • “Pedir por algo que requieres (y necesitas) puede ser difícil. Me conmueve tu petición transparente y honesta.”
  • “Sé lo que cuesta llegar a los buenos contactos y pedir apoyo. Me gusta tu iniciativa!”

3. Diles “NO”

di no

Este punto no es negociable. Se claro. Evita darte muchas vueltas y no uses palabras como “tal vez”, “puede ser”, “algún día”, “si tan sólo”, “puede que”.

  • “Mi respuesta es no.”
  • “Lo siento como algo que no puedo hacer.”
  • “Te quiero mucho, pero no.”
  • “Ese no es un compromiso que pueda hacer. Tengo que decir que no.”
  • “Eres una gran persona, por lo que me cuesta decir que no. Pero realmente tengo que decirlo.”

4. Cuéntales porque

why

Existen circunstancias en las cuales explicar porque estás diciendo que NO puede ser cruel o poco ético. Pero en la mayoría de los casos, puede ayudar a tranquilizarte y tranquilizarlos mentalmente. Es lo más humano que puedes hacer.

  • “Mi calendario está casi lleno y estoy haciendo mi mejor esfuerzo por no seguir llenándolo.”
  • “Me he comprometido a cuidar de mi salud este año. Lo que significa decir “NO” más de lo que me gustaría, pero tanto como necesito.”
  • “Tengo varios proyectos en los que estoy trabajando, que me quitan bastante tiempo y energía. Justo ahora intento no comprometerme con nuevas cosas para cumplir con los plazos.”
  • “Estoy experimentando algo radical. Se trata de decir que “NO” mucho más de lo usual, para hacer espacio a los grandes y magníficos “SI”.

5. Concluye con generosidad

generosida

Ofrece una alternativa de apoyo (una de confianza tuya). Muéstrales recursos desconocidos. Envía buenas vibras o un consejo que les sea de utilidad.

  • “Si estás abierto a recibir apoyo de mi parte, podría apoyarte de una forma distinta…”
  • “Creo que estos recursos te serán de mucha utilidad, revísalos…”
  • “Las personas que te comento a continuación podrán ayudarte mejor y más rápido que yo…”
  • “Te deseo todo el éxito posible. Mantenme al tanto por favor, me interesa saber el avance de proyectos tan geniales como éste.”

Y eso es todo. Sin sudor.

Autor: Alexandra Franzen
Artículo original
Traducido y editado por Cristian Estrada
Dale un impulso a tu discurso con un simple truco

Dale un impulso a tu discurso con un simple truco

Resumen: Hablar en público requiere de práctica para perfeccionarse. Aún así, existen consejos y trucos que te pueden ayudar a mejorar más rápido en este arte de comunicar frente a las masas.
reloj lectura yelLectura: 4 minutos, 3 segundos.

Cuando conocemos una persona, nuestra primera impresión está basada en su lenguaje corporal y su discurso. Cuando alguien sube al escenario, o da una presentación en una reunión de negocios, muchos pares de ojos estarán siguiendo y juzgando a esa persona. Si es que eres TÚ el que se encuentra allí arriba, de seguro quieres dar tu mejor impresión.

Aunque existan muchos videos y talleres internet que nos enseñan cómo ajustar y aprender sobre nuestro lenguaje corporal para transmitir confianza y convencer a otros de nuestro mensaje, poca atención se le da a cómo decimos las cosas. El discurso debería fluir, pero existe un mal hábito que tenemos; uno que construye represas en el flujo de nuestras frases. Este hábito hace que nuestro mensaje suene como que estuviésemos construyendo sobre arena.

¿Sabes a cuál hábito me refiero?

Es el hábito de usar eso – que ni si quiera alcanza a ser una palabra – en muchos espacios de nuestro discurso cuando hablamos. Es el hábito de decir “ahm” o “ehm” o “uhm”; y como varía entre las personas, nos referiremos a esto como “aeuhm”. Muchas veces ni nos damos cuenta de que está presente, y esto debilita nuestro mensaje, lo que provoca que nuestros clientes o audiencias queden menos convencidos.

Haz una promesa hoy: deja el “aeuhm”.

Lo desagradable del “aeuhm” es que muchas veces pasa desapercibido. Se ha vuelto parte de nuestras expresiones y prácticamente todos lo hacen, por lo cual se requiere de práctica y esfuerzo para desaprender a rellenar nuestras frases con esto.

Para comenzar a combatir tu mal hábito de usar el “aeuhm”, puedes intentar los siguientes ejercicios:

1. Graba tu discurso cuando lo prepares

grabar

Para dejar de decir “aeuhm” sin si quiera notarlo, tenemos que comenzar por advertirlo cada vez que lo decimos para eliminarlo. Así que cuando prepares una presentación, asegúrate de grabarte.

Idealmente, puedes usar una cámara en un trípode para grabar tu discurso y tu lenguaje corporal. La mayoría de nosotros, sin embargo, preparamos presentaciones sentándonos en frente del computador y hablando a medida que pasamos las diapositivas para confirmar que cumplimos con los requerimientos. Si te preparas de esta forma, simplemente usa una grabadora.

Luego de grabar tu discurso, escúchalo. Pon mucha atención y marca en un papel el número de veces que dijiste “aeuhm”. Puede que te lleves una desagradable sorpresa.

2. Escribe tu discurso complete con anterioridad

escribiendo

Usamos el “aeuhm” cuando sabemos los contenidos del mensaje que queremos entregar a nuestra audiencia, pero no las palabras exactas para formular la entrega de nuestra idea, así que la mejor forma de preparar un discurso es destilar nuestro mensaje en frases claras a través de su preparación en papel antes de presentarlo.

Esta práctica puede parecer mucho trabajo y a en realidad lo es. Deberías recordar que 1 minuto de discurso público requiere 1 hora de tiempo de preparación, como lo dijo el famoso Wayne Burgraff.

Si estás verdaderamente comprometido a entregar lo mejor de ti y tu mensaje de la mejor forma posible, entonces invierte tiempo en escribir tu discurso y mejorarlo una y otra vez.

3. Céntrate y concéntrate

objetivo

Antes de dirigirte a un cliente o a una audiencia, toma un momento para centrarte. Puedes inhalar profundamente un par de veces y hacer un escaneo corporal de 5 minutos (¿Te sientes tens@? ¿estás bien erguid@? ¿cómo se ve tu rostro? Etc.)

Luego, enfócate en el objetivo. Simplemente recuérdate del principal propósito de tu discurso o reunión.

Estás listo para irte ahora. DA lo mejor de ti, disfruta el paseo y no te juzgues a ti mismo mientras hablas – eso sólo te va a distraer. Concéntrate en el momento. Sé tu mensaje y tu meta.

4. Pon atención cuando hables con amigos

talking friends

Tu práctica no termina cuando dejas el escenario o tu trabajo. Incluso cuando hablas con amigos o extraños, pon atención al mensaje que estás entregando, y dejar de usar el “aeuhm”.

Una Buena forma de poner atención activamente y corregir este mal hábito, es usar una banda elástica alrededor de tu muñeca durante tu período de aprendizaje. Cuando sea que te sorprendas diciendo “aeuhm”, simplemente cambia la banda elástica a tu otra muñeca. Esta práctica de entrenamiento le dirá a tu cerebro que se debe dar cuenta del uso del “aeuhm” y eventualmente omitirlo.

5. Habla más lento

comunicacion enredada

Si tienes un caso severo de “aeuhm-itis”, entonces entrénate en hablar más despacio. Enséñate a dejar un par de segundos de aire entre tus frases. El propósito de hablar más lento es alinear tu mente con tu discurso, para que de esta forma tu mente tenga el tiempo de definir claramente lo que quieres decir, antes de realmente decirlo.

Con estas herramientas, estarás listo para dejar una impresión más coherente, decidida y calmada en tu audiencia, tus clientes, tus amigos y extraños en el camino.

Y como anexo, debes saber que transmitir una actitud con mayor compostura no sólo mejorará tu forma de hablar, sino que además aumentará el respeto de otros hacia tu persona.

Autor: Eva Lantsoght
Artículo original
Traducido por Cristian Estrada