Resumen: Las muletillas pueden jugar en contra cuando quieras entregar un mensaje y proyectar confianza respecto del tema presentado. Al conocer y hacer consciente el uso de muletillas, luego será muy simple mejorar tu lenguaje para darle valor a tu mensaje.
reloj homo eficiensLectura: 3 minutos, 36 segundos.

Una de las maneras en que la confianza de una persona es juzgada es su comportamiento, especialmente el comportamiento verbal. Eso es lo que indica Deborah Tannen, profesora de lingüística en la Universidad de Georgetown en Washington D.C.
Tannen ha investigado la influencia del estilo lingüístico en conversaciones y relaciones humanas desde 1974. Ella también ha estudiado cómo la forma en que se nos enseña a hablar en la niñez afecta los juicios de competencia y confianza en el trabajo.

Cómo hablamos, dice ella, determina quién es escuchado, quién se lleva el crédito y qué se hace. Tannen nos da el siguiente ejemplo: un hombre ejecutivo de una compañía de publicidad dijo “Estoy contratando un nuevo administrador. Voy a ponerlo a cargo de la división de marketing.”, como si esa persona fuera dueña de la corporación. En contraste, en otros ámbitos, las mujeres usaron la palabra “nosotros” cuando se referían al trabajo realizado por ellas solas. Una mujer explicó que podría sonar muy auto-referente llevarse el crédito al decir que “Yo hice esto.” Aún así, ella esperaba – algunas veces ilusamente – que otros supieran que era su trabajo y le dieran crédito a ella.

Quizás pienses que tu manera de hablar es natural, pero las palabras que usas y cómo las usas determinan cómo tu confianza es percibida por el resto. Aunque no existe tal cosa como las palabras correctas o equivocadas – ya que los resultados dependen del contexto – algunas palabras comunes que usamos en conversaciones nos ponen en desventaja porque son débiles y nos hacen sonar menos confiados.

  1. “Em”, “Ah”, “Eh”

ehm

Muchas personas dicen “em”, “ah” o “eh” cuando se encuentran temporalmente sin palabras. Pero existe una razón por la cual no eres consciente del uso de estas “muletillas” y es que tu cuerpo acude a ellas naturalmente para rellenar los vacíos en tu mensaje. Lo cierto es que el uso de estas palabras no sólo te hace ser percibido con falta de confianza sino que a veces, hasta como alguien que no sabe de lo que habla.

Si eres culpable de este hábito, primero hazte consciente de las veces en que los usas, para luego hacer pausas y no rellenar con muletillas cuando estés temporalmente sin palabras.

  1. “Es como…” y “…un poco…”

es como

Al momento de explicar algo es recurrente que se haga alusión a otra cosa para comparar ideas o hacer referencia a un concepto parecido. Es entonces cuando escuchamos cosas como éstas: “La estructura es como…, pero con…” o “Es un poco como la prueba que hicimos en Marzo, pero con más contenido.”

Ante esto hay que tener claro: Es o NO es. Y si intentamos comparar 2 cosas parecidas, no hace falta decir “un poco”.

  1. “¿Cierto?”, “¿Cachai?”

cachai

Generalmente nos podemos encontrar con estas preguntas cuando el emisor intenta reafirmar lo que está diciendo o intenta validar con el público que lo que está diciendo es conocido o entendido por todos.
A veces, cuando el emisor está nervioso o inseguro de que su mensaje está siendo entendido por todos, recurre a esta pregunta, ¿cierto?.

Incluso, algunos lo usan para mantener la atención del público durante una presentación; aunque existan mejores formas para lograr esto.

  1. “Disculpa”

sorry cat

99% del tiempo se usa cuando no es necesaria. Por ejemplo: “Disculpa, estoy buscando…”, o “Disculpa, me podrías pasar eso?” o “¿Disculpa, tienes hora?”.

Olvídate del “Disculpa” y pide lo que necesitas con confianza. En pedir no hay engaño, no te tienes que disculpar primero.

Si de verdad debes usar esta palabra para pedir perdón, dilo de corazón; es una palabra que debe ser usada con sentimiento.

  1. Lenguaje soez

lengua soez

“La prueba de mi€rda”, “El jefe hijo de put@”, “La mi€rda que tenemos que hacer…”

Ocasionalmente se pueden usar palabras soeces para darle énfasis a lo que estás diciendo, pero existen otras palabras para lograr este efecto. Generalmente esto denota inseguridad o insolencia, pero más frecuente es su uso por falta de lenguaje para explicar o darle alguna característica a lo que se comunica.

Dependiendo del contexto, para algunas personas esto es grave y es motivo para perder el respeto a la persona que lo usa.

La manera de comunicarse dice mucho sobre una persona. Por lo tanto en contextos profesionales o académicos, es mejor dejar de lado las muletillas para proyectar confianza sobre lo que se dice.

Y para eliminar las muletillas, primero se deben identificar, para luego reemplazar por otras palabras o dejarlas de lado completamente.

¿Cierto?

¿Te gustó este artículo?
Suscríbete ahora y recibe quincenalmente nuestro contenido directo en tu correo!
Powered by Optin Forms
The following two tabs change content below.
Científico curioso. Estudiante autodidacto. Escritor sobre viajes en bicicleta, productividad y temáticas hídricas. Ciclista y Montañista adicto a la aventura. Corazón de Voluntario, DIY y Hacker.