Resumen: Proyectar confianza es fundamental al hablar en público y se puede lograr con trucos simples.
reloj homo eficiensLectura: 2 minutos, 57 segundos.

Aún recuerdo esos terribles días cuando mi profesor de historia le pedía al curso leer en voz alta del libro, cada persona un párrafo.

Yo era muy malo leyendo en voz alta, así que contaba los niños que estaban antes que mí. En una ocasión determiné que me tocaría el párrafo 13, así que comencé a practicar.

Cuando fue mi turno, me disparé con el párrafo que me tocaba y leí tan rápido que me faltaron algunas palabras por pronunciar y sonó como el final de un comercial de autos. Lo peor fue que en realidad se suponía que tenía que leer el párrafo 12. (Resulta que también era malo en matemáticas)

Pero eso se convirtió en una lección valiosa. Cuando lees texto en público – ya sea a partir de algunas notas o un discurso completo – es fácil pronunciar mal y enunciar en orden incorrecto las oraciones. Luego te sientes estúpido y tu audiencia confundida.

Aquí hay algunos consejos para ayudarte en la preparación.

1. Evita usar palabras difíciles de leer cuando elabores tus notas

larrain metacarsico

Si escribiste “Más páginas” en tu nota de ayuda, quizás al leer se entienda algo distinto a lo que quieres decir, especialmente si estás hablando rápido. (Ojalá comprendas este ejemplo, que puede provocar risas en tu audiencia eventualmente)

Si vas a ayudarte con notas durante la presentación, piensa cuidadosamente las palabras que escribes. Pregúntate si te imaginas leyendo mal alguna de esas palabras cuando te encuentres en frente de la audiencia (“Hagámoslo a consciencia” y “Hagámoslo con ciencia”). Reduce aquellas palabras que puedan ser confundidas por otras.

2. Cuidado con esas palabras que generalmente te cuestan

el piñi

Una confesión: Casi siempre pronuncio mal “Maremoto” y “Tsunami” . Generalmente me salto letras o las cambio, entonces los resultados han sido “Marepoto” y “Tusunami”.  Así que nunca uso alguna variación de esa palabra en mis conferencias frente a grandes audiencias. ¡Una cosa menos de la que preocuparme.! (Cualquier parecido con la realidad es sólo coincidencia)

Durante una presentación en vivo, sólo tienes una oportunidad de entregar cada línea, cada palabra, intachablemente. Si erras o pronuncias mal una palabra, eso podría interrumpir el flujo de forma grave. Así que revisa las palabras que más te cuestan – tus versiones propias de “Tusunami” – y haz que sea imperativo mantener esas palabras fuera de tu discurso.

También es buena idea no usar palabras largas ni complejas. Todos nosotros de vez en cuando nos equivocamos en palabras como “inexplicablemente” o “descontextualiza” Así que intenta no incluir palabras como ésta en tus presentaciones.

3. Evita palabras o frases que puedan confundir a tu audiencia

camilita

El ex escritor de discursos del presidente (Obama) Peggy Noonan, en su libro “On Speaking Well” cuenta una interesante historia sobre un discurso político que ella escribió para el presidente Reagan; luego de revisar el borrador, el escrito fue devuelto a Peggy y se le comentó que cambiara la frase “Altruismo muscular”, ya que “sonaba como una enfermedad.”

De lo que se dio cuenta el presidente es que al escuchar la palabra “muscular” la gente, en ese tiempo, pensaba en “distrofia muscular”. Además, sumemos a eso que la primera palabra terminaba con “ismo” y que no era una palabra conocida por el público, entonces además de confundir, la frase podría crear pánico.

Cuando estés en proceso de creación, piensa acerca de las palabras o frases que tu audiencia pueda deformar o incluso escuchar incorrectamente (porque están demasiado acostumbrados a escuchar esas palabras en contextos diferentes) y luego encuentra palabras distintas para lograr comunicar los mismo puntos.

Autor: Robbie Hyman
Artículo original
Traducido y editado por Cristian Estrada
¿Te gustó este artículo?
Suscríbete ahora y recibe quincenalmente nuestro contenido directo en tu correo!
Powered by Optin Forms
The following two tabs change content below.
Científico curioso. Estudiante autodidacto. Escritor sobre viajes en bicicleta, productividad y temáticas hídricas. Ciclista y Montañista adicto a la aventura. Corazón de Voluntario, DIY y Hacker.